La historia de siempre en el 2002

Lo mismo de siempre, México no da el paso que se necesita para figurar y ser recordado como un equipo importante. Lo cierto es que antes de que iniciara la Copa del Mundo, pocos creíamos que el...

Lo mismo de siempre, México no da el paso que se necesita para figurar y ser recordado como un equipo importante. Lo cierto es que antes de que iniciara la Copa del Mundo, pocos creíamos que el Tricolor pudiera derrotar a Croacia, a Ecuador y a 5 minutos de hacer lo propio con Italia. México jugó, para sorpresa de muchos, una muy buena primera ronda lo que lo colocó merecidamente en la segunda ronda como el primer lugar de su grupo. Y claro, ya que nos dieron ese gusto y alegría, pues ya todos quieren verlos campeones del mundo, y por culpa de los siempre exagerados periodistas, muchos afirmaban que este año se le ganaría a los alemanes, antes de ni siquiera jugar con los "inferiores" gringos. México fue otro contra nuestros vecinos, quienes ganaron la estrategia, nos estudiaron muy bien y no dejaron a los verdes hacer su partido, ese es el verdadero mérito de los EU ya que sin hacer mucho, paralizaron a nuestro equipo y no lo dejaron hacer su futbol; esta situación se combinó con un mal desempeño de varios jugadores, un extraño cambio del Vasco y una desesperación total por ir abajo en el marcador desde el inicio y no poder desarrollar un juego bonito. México cumplió en esta Copa del Mundo, mejoró el lugar 13° obtenido en los pasados mundiales, pero después de la forma en que se jugó la primera ronda y la gran actuación contra Italia era lógico pensar en que se llegaría finalmente, después de 16 años a unos cuartos de final, los primeros fuera de casa. No hay pretextos, los gringos hicieron su partido y nos ganaron bien, a pesar de que muchos sigan diciendo que somos un equipo superior, está claro que ya no somos los primeros del área, ya que esta jerarquía no se debe demostrar en amistosos en California, sino en un Mundial y la oportunidad no fue aprovechada. Podremos ser un país más futbolero y apasionado que los de arriba, sin embargo el resultado ha sido doloroso y una vez más hemos perdido con ellos, lo que ya parece costumbre desde los 90, donde fuera de triunfos esparcidos del Tri, el tío Sam nos aventaja claramente. Parece costumbre que esto pase cada 4 años en un Mundial, cada 2 en la Copa América, cada año en la Libertadores, cada vez que estamos ante un grande y casi-casi le ganamos. Quizás nuestro país nunca cambie, parece que en cada derrota aprendemos la lección pero en la realidad vemos todo lo contrario. Cuando todo un país está atento y madrugándose para celebrar un triunfo “seguro”, nos llevamos una clara decepción y volvimos a la triste realidad de ver la etapa final del Mundial sin México y sin muchos otros de los peces gordos. Para destacar, dos hombres: Gerardo Torrado y Rafael Márquez, los mejores hombres de México en el Mundial quienes claramente han demostrado que el jugar en Europa da otra dimensión al nivel de juego. La incógnita de ver sentado a Palencia, quedará en el Vasco. Cuauhtémoc a pesar de cumplir, no estuvo a su mejor nivel. Borgetti jugó sus mejores encuentros con la Selección y el Conejo estuvo bien, como casi siempre. Todos en general cumplieron, no podemos quejarnos, sin embargo como diría Aguirre, la gente no tiene memoria y se acordará más de la derrota antes nuestros acérrimos que de la actuación de la primera ronda. Es de reconocer la labor del Vasco al frente del Tri, a quien no debemos crucificar por el mal cambio que hizo en su último partido, debemos recordar en qué condiciones recibió a la Selección, cómo la calificó y la calidad y mentalidad de grupo que formó. A base de mentadas de madre, logró inculcar en la Selección una mentalidad positiva y diferente, algo que será importante continuar con el próximo técnico que Dios quiera no sea Hugo. Javier es una extraordinaria persona y demostró que su tarea no le quedó grande, pudo con el paquete y demostró una personalidad única para conducir al Tri, una forma de manejarse que nos gusto a muchos; le deseamos toda la suerte en su aventura española y agradecerle a él que sea el primero en tener los pantalones para abrir la puerta de Europa a los técnicos nacionales. Digno de destacar también, la gran cantidad de mexicanos que apoyaron al Tricolor en Japón y Corea, en la primera ronda había más de 12,000 aficionados que luego de gastar en promedio $60,000 pesos, estuvieron alegrando la fiesta mundialista en territorio japonés y coreano. Cada pueblo o villa que visitábamos nos encontrábamos con la picardía mexicana. Sin duda que el jugador número 12 ha sido fundamental en esta Copa del Mundo y más folklórico y divertido que nunca para los que tuvimos la oportunidad de convivir y pasarla de lo mejor en este Mundial. Y bien amigos, es una tristeza que hoy estemos hablando de la derrota con los EU y no del previo de México contra Alemania pero pues ya estamos acostumbrados a todo esto, los nuestros siempre nos dejan igual, disfrutando tranquilamente y sin nerviosismos del Mundial que en esta ocasión presenta en sus cuartos de final, más sorpresas que favoritos, mis pronósticos: avanzan Brasil, Senegal, España y Alemania.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas