Siempre lo mismo con Torrado

No hay duda que Gerardo Torrado ha demostrado a todos su afán y hambre por triunfar en el futbol europeo; ojalá hubiera por lo menos 10 futbolistas mexicanos con esa mentalidad, de triunfar a...

No hay duda que Gerardo Torrado ha demostrado a todos su afán y hambre por triunfar en el futbol europeo; ojalá hubiera por lo menos 10 futbolistas mexicanos con esa mentalidad, de triunfar a costa de lo que sea, el futbol mexicano estaría a otra altura (quizás donde FIFA nos quiere tener) con nuestra gente fogueándose en Europa.

Gerardo ha arriesgado y mucho, ha tomado decisiones difíciles que en ocasiones parecen absurdas, sin embargo le han ayudado a permanecer en el futbol del Viejo Continente. Torrado es un buen jugador de futbol, uno de los mejores mediocampistas que tiene nuestro país, pero nada más. En Europa hay muchos jugadores como él y es por ello que no ha logrado consolidarse. Con mayor razón admiramos su perseverancia, ya que no es fácil jugar como extranjero en España si no se es “figura”. Definitivamente el mejor momento de Torrado fue el Mundial 2002 donde fue de los mejores hombres del Tricolor de Aguirre.

Lo único que me llama la atención en la carrera de Gerardo es cómo se han manejado las distintas situaciones extra-cancha. De Pumas salió por la puerta de atrás, con razón o no, pero es de los pocos canteranos universitarios que no voltean y agradecen a quien le vio nacer futbolísticamente. Después se dieron los mil y un rumores sobre su futuro, para acabar en el Tenerife de la Segunda División Española, donde tuvo una gran campaña, logrando el ascenso a Primera. Una vez logrado esto, Torrado no se queda con el equipo y todo parecía que regresaba a México (Toluca siempre lo ha coqueteado), sin embargo en su admirable terquedad por jugar en España, se enrola con el equipo más chico de Segunda, el “Poli” Ejido, un cuadro totalmente desconocido que le ayuda a llegar, meses después al Sevilla, donde todo parecía llegar a feliz término luego de que el conjunto andaluz compra la carta del mexicano. Es claro que Torrado ha sacrificado en lo económico ya que en México estaría ganando quizás hasta 3 veces más de lo que percibe en la Madre Patria.

En todo este proceso, han habido un sin fin de dimes y diretes, falsos rumores, representantes viejos y nuevos, representantes que hablan pero que a veces ni él conoce y desde luego su papá quien ha estado siempre mostrando su “molestia” hablando ante cámaras cada que puede.

Es una pena que todo el hambre de triunfo que tiene Torrado se vea obstaculizado por el mal manejo que ha recibido fuera de la cancha, lo que está a punto de dejarlo sin jugar por 6 meses, todo un retroceso para su joven carrera. Lo de la naturalización europea parece un juego, o no se pude o sí se puede, no es posible que lleven meses dando vueltas a un asunto que de manejarlo bien y con apego a las leyes, debe de arreglarse. Eso del "error administrativo".... por favor, la realidad es que el Sevilla no lo quiere y punto. Y lo último fue lo del Everton, que se decía estaba “oficialmente” contratado a préstamo, ya decíamos que Torradín hacía historia, y ahora nos dicen que todo quedó atrás y solo queda más incertidumbre.

Ojalá que Torrado no baje los brazos, pero que también abra los ojos para ver quién lo está asesorando, ya que cada año, en vez de hablar del proceso de Gerardo, tenemos que comentar penosamente sobre lo mal llevada que está su carrera en las mesas de negociación. Esperemos que también su padre haga bien su "tarea" y vea quién esta detrás de su hijito. Recordemos que es un buen jugador, pero quizás lo que más le esté afectando sea que su “gente” esté pidiendo mucho más de lo que vale nuestro compatriota, ojo que no es ningún Ronaldo, hay que guardar proporciones y seguir trabajando.

Por el bien de Gerardo y del futbol mexicano, deseamos que esto se arregle de la mejor forma.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas