La importancia del Kikín

Vaya que se le extrañó en el Pedregal. Pumas termina el torneo como el antepenúltimo lugar, logrando únicamente 14 puntos de 48 posibles, una pobre efectividad del 27%. El Bicampeón se desplomó en...

Vaya que se le extrañó en el Pedregal. Pumas termina el torneo como el antepenúltimo lugar, logrando únicamente 14 puntos de 48 posibles, una pobre efectividad del 27%. El Bicampeón se desplomó en el Clausura 2005. Después del éxito obtenido durante el año pasado, los seguidores felinos están “tranquilos” con lo sucedido en el presente torneo ya que ese gran recuerdo les basta para no darle mucha importancia al actual fracaso.

Se dice mucho que el equipo era el mismo del torneo anterior, solo la salida de Fonseca que se “compensó” con el regreso de Marioni. Sí, el equipo es el mismo en un alto porcentaje, solo que ese faltante llamado José Francisco Fonseca Guzmán, ha tenido una gran relavancia.

Pocos han hablado del fenómeno “Kikín” y de la importancia que tenía en Pumas. Fonseca no era nadie hace un par de años, sin embargo, su entrega, carácter y personalidad lo convirtieron en el jugador más popular de México. En pocos meses, se convirtió en ídolo, ganó dos campeonatos con Pumas, se consolidó como indiscutible en el Tricolor de Lavolpe y ahora tiene posibilidades de alzar un título más ahora con Cruz Azul, equipo del cual ha sido pieza fundamental.

Pumas tenía dos ídolos en Diciembre pasado: uno se les fue a La Noria y el otro aunque amenazó con irse, se quedó prometiendo tres campeonatos más, haciendo del presente, su torneo de las excusas. Hugo seguirá con Pumas pero el otro ídolo ya no. Muchos dirán que a Fonseca le falta técnica individual, sin embargo cumplía con el perfil idóneo que gusta a los aficionados pumas, la garra, la entrega, el dejar el alma en cada partido. Fonseca se unió a la lista de ídolos pumas como Alberto García Aspe, Luis García, Israel López, Antonio Sancho y a los actuales como Joaquín Beltrán o Jimmy Lozano. El momento que vive hoy el Kikín es muy especial y los Pumas dejaron ir a su amuleto.

Sin duda que la directiva hizo su gran negocio, al vender a Fonseca en su mejor momento, quien ha logrado en su cuenta personal, la mayor cantidad de goles (8) anotados en fase regular ahora con la Máquina.

Por lo pronto, Pumas solo piensa en Saprissa y el compromiso del miércoles será muy complicado, sin embargo el salir avante marcará la salvación del mal torneo local y la importancia de representar a Mexico en el Mundial de Clubes. Pumas no está jugando bien y a pesar de que los últimos partidos de la liga los “sacrificó” pensando en el duelo ante los costarricenses de Vergara, la situación se ve muy díficil, ya que deberá jugar a un nivel superior al que viene mostrando, además de tener que marcar dos goles para forzar el alargue.

Se ve complicado el panorama, pero esperamos que Pumas, no extrañe más a Fonseca y logre un título más para sus vitrinas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas