Como cada 4 años

Ya vamos de regreso. Escribo estas líneas a más de 30 mil pies de altura, añorando aterrizar en México, donde mejor se ve el Mundial. El presenciar en vivo una Copa del Mundo es algo que todo...

Ya vamos de regreso. Escribo estas líneas a más de 30 mil pies de altura, añorando aterrizar en México, donde mejor se ve el Mundial. El presenciar en vivo una Copa del Mundo es algo que todo aficionado debe tratar de vivir, pero no hay como la televisión y mediotiempo.com para seguir todo con mucho más detalle. En fin, llevo ya 5 mundiales, todo un privilegio. Todos han sido distintos, cada uno se disfruta a su manera. Alemania 2006 ha sido el más complicado de los que he vivido, país de primer mundo, pero nada han hecho que me sorprendiera. Eso sí, donde más mexicanos he visto, verdaderamente impresionante, quizás el país con más aficionados después de Alemania e Inglaterra.

Dicen los que saben que lo mejor es sacar conclusiones unos días después de la eliminación para no aventurarse en la "calentura". Sin embargo, mi pensamiento sigue siendo el mismo que el pasado viernes. México ofreció una deficiente primera ronda después de todo lo que prometía la misma. Se venció a Irán, sin embargo recordemos la tensión vivida por gran parte del partido hasta que cayó el 2-1. El partido contra Angola para el olvido y contra Portugal, la peor exhibición del Tricolor.

Al final, todo esto daba igual, lo importante era calificar, la afrenta sería complicada contra cualquiera del Grupo C. Nos tocó Argentina, un futbol al que conocemos bastante bien y con la que hemos tenido buenos enfrentamientos en el pasado cercano. Y sí, México jugó su mejor partido del Mundial, incluso con un nivel superior al de su adversario, nos ganaron con mucha fortuna, un golazo, de esos que se ven pocas veces. Qué pena las lesiones, fueron fundamentales. El joven Guardado, vaya que tiene futuro. Y ese dote de suerte que muchas veces nos falta, le sobró a los argentinos, cómo los hicimos sufrir, cómo querían quizás llegar a los penales, cómo hablaron bien de nosotros… y todo esto ¿para qué? México lleva 4 mundiales consecutivos haciendo lo mismo, sin dar un pasito para adelante, sin retroceder. La liga mexicana es cada vez más reconocida, los clubes nacionales tienen muchas más oportunidades por destacar, sin embargo, a nivel de Selecciones, seguimos sin dar ese paso para lograr estar entre las 8 mejores del mundo, lo que se demuestra no con el ranking de Coca-Cola, sino en un campeonato del mundo. Ni modo, otros cuatro años más para prepararse a fondo. Todo un proceso, cuatro largos años con un solo entrenador, con un sinfín de críticas, con buenos y malos momentos, todo un proceso que prometió pero que de nuevo se quedó en el mismo lugar, siendo la principal carencia la falta de gol, ese importantísimo detalle que siempre nos hace falta. España ya quedó eliminada, nuestros colegas españoles señalan "Como siempre. España tiene el don de crear ilusión y arrebatarla con la misma facilidad". Historias muy similares, no cabe duda que la conquista nos dejó una complicada herencia.

Lo que es importante es que los directivos en México se concentren en analizar esta falta de delanteros, aunada quizás a la gran cantidad de extranjeros que juegan en dicha posición en nuestro balompié. Los extranjeros de calidad siempre serán bienvenidos, pero sin duda que tapan la salida de jóvenes promesas que no pueden destacar. Simplemente echen un vistazo a los campeones de goleo desde hace 10 años, los mexicanos los puede uno contar con una sola mano en más de 20 torneos. A México le urge desarrollar talento ofensivo, ya que generalmente es lo que define los partidos, los campeonatos, los Mundiales. Necesitamos jugadores creativos y delanteros efectivos, los que no tenemos actualmente. Habrá que bajar por lo menos a 4 el número de extranjeros y promover el apoyo a los jugadores ofensivos desde las fuerzas básicas.

Siempre se trabaja con lo que se tiene y aunque muchos puedan pensar y ahora más fácil recriminar la falta de algún jugador en el equipo de Lavolpe, lo claro está en la importancia de seguir desarrollando talento y exportándolo. Cada cuatro años, después de los Mundiales, surgen oportunidades de oro para que mexicanos salgan al extranjero. Honestamente, nuestros jugadores solo pudieron mostrarse en el duelo frente a Argentina y esto pudiera no ser suficiente para haber generado el interés europeo. Pero sin duda que hay dos jugadores que me parece deben salir de México, Carlos Salcido y Ricardo Osorio, que tienen el nivel para jugar en cualquier equipo de primer nivel en Europa, sería una pena que se quedaran en la liga mexicana, donde se estancarían. Cada cuatro años hablamos de lo mismo, ojalá que ahora al menos haya dos o tres jugadores que aprovechen las oportunidades y se vayan, simplemente vean dónde y cómo juega nuestro mejor jugador nacional, la diferencia de Rafa con los demás es inmensa. Váyanse, pero quédense, no regresen a los seis meses, demuestren que sí se puede destacar en el viejo continente. Eso, es lo único que podrá hacer que el futbolista mexicano madure y tenga los tamaños para ayudar a la Selección Mexicana a trascender en la cita de Sudáfrica. Ahí están los Giovanni, los Vela y varios más de la Sub-17, que bien llevados, y aunados a los más jóvenes del Tri 2006, podrán formar una Selección que nos de nuevas esperanzas en el 2010. ¿Quién será el nuevo técnico? Eso no lo sabremos pronto. A pesar de que Lavolpe deja cosas buenas, no son suficientes para permanecer en el puesto. Su pésimo carácter no hace más que afectarle por todos lados y no faltarán las críticas por no cumplir lo prometido, por el numerito de llevar al papá de su nieto, al amigo de Campos, etc…

La misma historia de cada cuatro años, por un lado nos sentimos orgullosos de nuestro crecimiento, y por el otro nos lamentamos al ver como repetición instantánea, lo cerca que nos quedamos. Cada cuatro años nos viene de nuevo a la mente el Bulgaria de Nueva York, Alemania en Montpellier, Estados Unidos en Corea y ahora, parte del repertorio se volverán los Argentinos en Leipzig.

Ahora pues, a disfrutar de los últimos partidos del Mundial, sin duda, viene lo mejor.

Nota Final: Considero indispensable que se aclare la situación vivida por los mexicanos defraudados con los boletos de los partidos de México en el Mundial. A pesar de que pudiera ser un asunto entre particulares, han salido a la luz asuntos que presuntamente involucran a la Femexfut. Es increíble que los argentinos llegaran al hotel sede de su selección en Leipzig y con solo enseñar su pasaporte, la AFA les vendía el boleto del juego "al costo" de taquilla. En cambio, la concentración mexicana daba respuestas encontradas, versiones extrañas y un "no tenemos boletos", por un sinfín de razones muy poco creíbles. Es inadmisible que después de todo el negociazo que representa la Selección para la FMF, todavía quieran hacer negocio con los miles de mexicanos que hacen un extraordinario esfuerzo por viajar al Mundial. Los boletos estaban en manos de más de un centenar de revendedores. Un servidor y las seis personas con las que estuve en Leipzig, pagamos 400 Euros por boleto a un revendedor que dijo haber conseguido las entradas con la "Mexican Federation". Los federativos son prominentes hombres de negocios, ¡qué tanto más podrán ganar revendiendo boletos, por favor! Al final del día, el futbol vive gracias a la afición, y es una vergüenza que se les pague de esta forma, allá cada cual con su conciencia, esperemos que ahora se esclarezca la verdad y paguen las consecuencias los verdaderos culpables en este caso tan lamentable del cual seguiremos investigando.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas