Mediocre panzazo

Después de tanta expectativa generada en torno a Alemania 2006, México ha vivido su peor primera ronda en un Mundial desde Argentina 78. De hecho, México había solo perdido un partido de primera...

Después de tanta expectativa generada en torno a Alemania 2006, México ha vivido su peor primera ronda en un Mundial desde Argentina 78. De hecho, México había solo perdido un partido de primera ronda desde México 86, precisamente ante Noruega en el 94. Las selecciones de 94, 98 y 2002 sin duda que nos han ilusionado mucho más. El Tri de Lavolpe sólo genera incertidumbre.

Saliendo del majestuoso estadio en Gelsenkirchen, las voces expertas de los aficionados se dejan oír y todos creen tener la razón. Lo cierto es que cada quien podrá opinar sobre su alineación ideal, lo que faltó… pero la situación generalizada del aficionado en Alemania, es un simple, "nos quedaron a deber". Sí, la Selección se fue al centro del campo para despedirse al final del juego y la gran mayoría de los aficionados mexicanos abuchearon de forma importante. En el estadio hay más de 30 mil, en toda la primera ronda habrán sido más de 50 mil paisanos apoyando. Claro, está el sorprendente número de villamelones que hicieron el gasto hasta territorio teutón y que salen felices del estadio, no les importa cómo quedó el juego, da igual lo que nos depare en Octavos; el jugo de cebada, aunque sea originario de Missouri, es lo que los mantuvo a tope, felices. Mexicanos de todos lados, que han hecho un gran esfuerzo y se regresarán insatisfechos. Los villamelones no, ellos vinieron al desmadre y regresarán a presumir a sus cuates que el Mundial estuvo de pelos.

Por ahí esuché decir, "es que Portugal es un gran equipo y se les dominó todo el segundo tiempo, incluso jugando con 10". De acuerdo, México no jugó un mal partido, la parte complementaria fue mucho mejor, pero lo único que define los partidos son los goles, y es ahí donde radica el principal problema de nuestra Selección. Simplemente no tenemos un sólo delantero capaz de definir, letal, con el olfato de gol necesario para sobresalir en un Mundial. México no debió perder, pero no la metimos, como no la metimos en Octavos de Francia cuando dominamos a Alemania. De nada nos sirve el rollo de siempre, pero jugaron bien… Gol, Gol, Gol, maldita palabra de tres letras que parecemos no conocer.

"Kikín" metió un buen gol, pero penosamente no deja de ser sólo un tipo voluntarioso (Puro Corazón dicen muchos, pero al menos desquita lo que hace). Omar Bravo, regresó a su nivel, y no sólo por meter el gol de campo (¿cuántos de ustedes pensaron que fallaría el penal antes de ni siquiera tirarlo?), sino porque se perdió otras dos clarísimas, las que no fallan los grandes. Omar es un buen delantero, pero ya después del juego ante Irán muchos lo hacían en el Chelsea, ¡por favor! Franco no tuvo tiempo para reivindicarse por lo mal que anda y Borgetti lo guardaron para Octavos.

Por cierto, parecía que a quien ya no dejarían guardado era al joven Guardado pero a la mera hora Lavolpe se arrepintió del doble cambio y sólo entró el "Gringo" Castro. Y hablando de cambios, vaya actitud antideportiva de Figo que cuando ve su número en la pantalla de cambio, camina más de 30 metros hacia el otro lado y así generar más tiempo al momento de salir. Colmillo de sobra, pero de mal gusto.

Volviendo al tema de nuestros delanteros, en efecto, los precios exorbitantes que exigen los directivos por sus cartas impiden la exportación de talento, ¿pero en verdad sobra el talento en la actual generación de delanteros? Yo creo que no, y nuestra liga es tan proteccionista y el futbol mexicano tan poderoso localmente, que Omar Bravo puede ser nuestra máxima figura, cuando simplemente no pasaría de ser un jugador del montón en este Mundial. Y para colmo de males, nuestro único figurón estuvo muy mal, tal parece que tiene tal presión por echarse al equipo encima, que a la hora buena no demuestra el verdadero nivel que tiene. Rafa, tienes que reivindicarte contra Argentina, esa es la buena.

México debe hacer un juego perfecto atrás y ser 100 por ciento certero al aprovechar las ocasiones que se generen, de lo contrario, ese quinto partido quedará para el próximo intento. Cierto es que daba igual pasar primeros o segundos, Argentina u Holanda representaban compromisos complicados, pero lo preocupante es el ánimo del equipo que no será del todo bueno. En un Mundial todo puede pasar, y el partido será a muerte. A México le gusta jugar contra Argentina, porque quiere demostrar estar ya a su nivel, lo cual aún no es totalmente cierto. Eso se demuestra en los partidos importantes, donde siempre nos estancamos. El momento para demostrarlo será este próximo sábado en Leipzig. Todos quizás estemos dando por muertos a los nuestros y quizás eso sea benéfico. Hace cuatro años ya nos hacíamos en Cuartos antes de ni siquiera jugar con los gringos.

Hoy Argentina se ve infinitamente favorita y si impera la lógica, Gottingen se estaría quedando sin mexicanos el fin de semana, claro que espero poder equivocarme y que México tenga que viajar a Berlín la próxima semana a los Cuartos. Mientras tanto sigamos apoyando, porque a pesar de que haya mucho por criticar y hablar sobre nuestro equipo, todos queremos que siga avanzando. La forma hasta ahora no nos ha gustado, pero si se lograra vencer a los chés, el Mundial para los nuestros podrá resultar trascendente.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas