¿Te acuerdas 'Brody'?

¿Te acuerdas "Brody"? Mira, haz un esfuerzo, debes recordarlo, no fue hace mucho.  

¿Te acuerdas "Brody"? Mira, haz un esfuerzo, debes recordarlo, no fue hace mucho.  

Yo sí recuerdo cuando hablabas con alegría, sencillez y respeto, cuando disfrutabas el juego y no cabía la amargura en ti.

Sí me acuerdo cuando defendías tu derecho a ser distinto, a portar una marca diferente en tu calidad de portero y a usar los colores que te viniera en gana. Recuerdo que para mucha gente esa actitud representaba una independencia, un reconocimiento a la libertad de cada individuo.

Recuerdo que estuviste a punto de no jugar un Mundial si no te dejaban usar el uniforme que tenías derecho a vestir y provocaste que el alto mando de dos marcas deportivas, se reunieran de emergencia para un arreglo. Todo esto -aplaudía yo- no era por un uniforme, era por defender tus derechos.

También me acuerdo cuando eras el último gran ídolo de México, cuando tratabas bien a tus compañeros de profesión y a aquellos que eran ídolos antes que tú, cuando oírte hablar era agradable y sin agresiones.

Parece que fue ayer cuando defendías tu manera de pensar y no la de alguien más. Cuando eras grande porque representabas al futbol mexicano en general, a todos los millones de personas que nacieron en México, imponiendo tu calidad de "representante nacional" por encima de los dirigentes, técnicos o jugadores que estuvieran en ese tiempo.

Yo me acuerdo Jorge, me acuerdo muy bien cuando aguantaste con la gallardía de los valientes las críticas de aquellos que disfrutaban con el ocaso de tu carrera y que lo anunciaron al menos 4 veces antes de que realmente se diera tu retiro. Recuerdo que decías "drama, que te deje tu esposa, yo sólo me equivoqué en un gol".

También me viene a la mente el hecho de que, luego de tu grave lesión y tu baja de juego, encontraste en el equipo que te vio nacer como futbolista un lugar donde refugiarte para volver a jugar y retomar tu nivel, logrando incluso regresar a la Selección Nacional y un par de buenos contratos.

Oía yo con alegría cuando Miguel Mejía Barón reconocía tu liderazgo en la cancha y decía cuando le preguntaban la alineación, "jugará Jorge y otros 10", y siempre fue así con el Doctor y con los que vinieron, mientras estuviste a gran nivel, en la Selección siempre estuviste tú y 10 más, como debe ser con los mejores jugadores de un país.

Recuerdo Brody, cuando en el Mundial de Francia 1998 perdimos contra Alemania y que todo el mundo acribillaba a Lara por los dos goles recibidos, que tú te pusiste el pecho al mencionar que pudiste haber detenido esos remates, sin dramas, sin delirios de persecución.

No lo puedo olvidar Campos, no me permito olvidar que convenciste a propios y extraños, defendiendo tu manera de jugar en la cancha, sin agredir ante un micrófono, sin pedirle a los demás que jugaran como tú, pero pidiendo siempre que respetaran tu manera de pensar.

Yo sí me acuerdo de esto y muchas otras cosas que me llevaron a afirmar que eras el mejor de México y el más feliz portero que he visto jugar en la historia del futbol, agradezco haber podido verte en la cancha y nunca lo olvidaré.

Pero Brody ¿tú te acuerdas?...

Tristemente, cuando te veo usar tu gran simpatía y ángel para comparar a tus colegas con "perros de pueblo", un pedazo de mi vida futbolística parece tambalearse en mi interior.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas