Gran TRIunfo

Se jugó la segunda jornada de la Copa Confederaciones y la gran sorpresa fue la victoria de México por 1 a 0 contra Brasil. Me parece oportuno mencionar una frase del mítico jugador de Holanda...

Se jugó la segunda jornada de la Copa Confederaciones y la gran sorpresa fue la victoria de México por 1 a 0 contra Brasil. Me parece oportuno mencionar una frase del mítico jugador de Holanda Johan Cruyff  que describe a la perfección lo realizado por un equipo mexicano ordenado, que nunca se desesperó y que presionó a los brasileños de principio a fin. "El futbol es un juego que se juega con el cerebro. Debes estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado, ni demasiado pronto ni demasiado tarde" y si algo hizo México el día de ayer, fue jugar con “el cerebro”.A pesar del domino brasileño durante la primera hora de juego, Adriano, Robinho, Ronaldinho y Kaká no lograban poner en aprietos a Oswaldo. Osorio, Galindo y Salcido eran unos auténticos muros que no dejaban pasar ningún centro de Gilberto y Cicinho. Pavel, Pineda y Morales cerraban los espacios a los de la verdeamaerelha tan pronto se internaban en el terreno mexicano.

Sin buscarlo mucho, México encontró en un desborde la jugada más "accidentada" del partido. El árbitro Rosetti marcó un claro penal sobre Borgetti y la polémica vino después de que repitió el tiro 3 veces (aunque pudo haberse pasado todo la tarde repitiéndolo). Jared fue el encargado de ejecutar la pena máxima, fallando 2 de 3 disparos, incluyendo el definitivo.

Es inevitable que una Selección como la brasileña, con jugadores extremadamente talentosos cree jugadas y en algún momento ponga en aprietos al equipo que enfrente. Un chispazo de talento por parte de la canariha generó la jugada que a la postre sería clave en el partido. Corría el minuto 38 de la primera mitad, Brasil paseaba el balón por la media cancha y gracias a un gran pase filtrado, Adriano se enfiló solo hacia el marco mexicano, se acomodó el balón y soltó un potente disparo que Oswaldo apenas  logró desviar con las uñas para mandar a tiro de esquina. Esta notable atajada sirvió para que la FIFA nombrara jugador del partido al guardameta mexicano y para subir la moral del equipo en vísperas de la segunda mitad.

Para la reanudación, México salió con la misma actitud a pesar del penal fallado. Luis Pérez, quien ocupó el lugar del “Kikín”, dio más profundidad y solidez a la medular mexicana; Pavel tuvo así más libertad para atacar y en el minuto 56 mandó un gran pase a Ramón Morales, quien llegó a línea de fondo y sacó un centro venenoso que Lucio logró mandar a tiro de esquina. Pardo jugador de las águilas, cobró a primer poste, un incansable Borgetti se adelantó a Roque Junior y conectó de cabeza para  dejar sin oportunidad a Dida y marcar el gol que hasta entonces se le había negado. El delantero que la temporada pasada militó en el Pachuca, se sacó la espina y demostró que es uno de los pocos jugadores que responde en momentos importantes (hay que recordar partidos como el del Mundial de Corea-Japón contra Italia). Después del gol, México se creció, y por momentos, debido a su buen funcionamiento propició que la tribuna entonara el grito de México!!!! e hiciera la ola. Salcido invirtió los papeles, le robó el balón a Ronaldinho y recorrió la banda izquierda regateando al jugador del Barcelona lo que generó la ovación del público que no hacía otra cosa más que reflejar el buen momento de los mexicanos. Así, los minutos transcurrieron con un excelente manejo de partido, el silbatazo final se escuchó y  conjunto mexicano culminó un gran partido.

A destacar: el orden y la actitud mostrada por México, ya que ante lo reducido del plantel y la falta de un creativo, supo balancear las virtudes y  debilidades ya conocidas. Los cambios mandados por La Volpe funcionaron y ayudaron a un mejor desempeño del equipo. Sobresalió la madurez y el buen juego mostrado por Salcido quien tuvo una actuación redonda. Borgetti demostró una vez más que no se arruga y tiene los suficientes “blanquillos” para afrontar la adversidad.

Es importante reconocer el TRIunfo pero hay que recordar lo sucedido en la Copa América después de derrotar a Argentina. Ojalá sea el comienzo de una nueva era en el fútbol mexicano, en la que la mentalidad ganadora sea parte de cada uno de los jugadores para lograr trascender a nivel internacional.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas