El Futbol Mexicano, donde pasa de todo… (II)

Por: Ernesto José Campos

Por: Ernesto José Campos SEGUNDA PARTE.- Las partes cómicas en nuestro querido futbol mexicano abundan. Hay algunas fantásticas para un anecdotario del absurdo. Directivos con dualidad de funciones que son juez y parte, firmas falsificadas, técnicos y jugadores sin contratos y hasta un mercado medieval elegantemente llamado Draft. Vamos por partes… A principios de la década de los noventa los hombres de pantalón largo decidieron implantar el sistema de transferencias en el que los jugadores se van a un hotel, preferentemente de playa, y son negociados por los clubes como si fueran esclavos. Es triste observar escenas de futbolistas desesperados viendo que su nombre no aparece en alguna pantalla que le indique su futuro. Y si no aparece, las imágenes son dramáticas. El jugador detrás de algún dueño de club o de un promotor implorando trabajo incluso en las divisiones de ascenso. Situación desagradable e inhumana… A principios de 2000 el colmo del descaro apareció en el “caso Donizette”. En Diciembre de 1999 el Atlético Celaya se había arreglado con el brasileño Osmar Donizette mientras éste estaba concentrado con su club, Vasco da Gama, previo al primer Mundial de Clubes. La directiva que encabeza Enrique Fernández anunció la contratación. Pero “lo mejor” estaba por llegar . La directiva de los Tigres se adelantó a esa presentación oficial y llegó con más dinero que el Celaya y le arrebató al jugador. Pero como el tiempo se les había ido encima y no alcanzaban a lograr la firma definitiva del jugador antes de la fecha límite para el cierre de registros que exige el reglamento de competencia mexicano, la directiva de Tigres, encabezada por Enrique Borja, decidió falsificarla para cubrir el trámite mientras conseguían la real. Celaya presentó una protesta por lo que llamó “pirateo de jugadores” y se inició una investigación donde después de muchos debates se llegó a un examen grafológico que determinó el fraude. Pero todo eso se demoró por que el presidente de la Federación Mexicana de Futbol ¡Era exactamente el mismo que el de los Tigres!. Juez y Parte… Como castigo, Tigres perdió los nueve puntos que había ganado cuando alineó a Donizette y para no perjudicar al jugador le permitieron registrarse, aunque fuera de tiempo y antirreglamentariamente. Eso si, se condenó la acción del presidente del Atlético Celaya. Y esa no fue la única de Enrique Borja contra el Celaya en dualidad de funciones… Al término del Verano 99 el Necaxa, se suponía, tenía que ver regresar a su jugador Carlos Pavón, prestado al Celaya. El cuadro guanajuatense tenía la opción de comprar al jugador en dos millones de dólares antes del término del torneo. Pero Borja exigió que Pavón se presentara a entrenar con Necaxa cuando Celaya quedó eliminado y olvidó que había firmado un documento con el plazo a Celaya para pagar por el jugador. De nueva cuenta llegó la disputa y ante las evidencias Necaxa tuvo que vender al jugador. Pero la venganza de Borja llegó con una suspensión por cuatro meses para Enrique Fernández por presentar documentos confidenciales como pruebas para ganar. Gracias a Dios Borja ya se fue de la FMF… ¿Más? Pues si lo hay: Durante años se ha dado el caso de jugadores que firman contratos en blanco en lo que llegan a un arreglo con su club y a veces se tienen que conformar con lo que los directivos quisieron poner en el documento que presentan en la Federación que es por menor monto que el que ofrecen. Lo que está ahí es lo legal. Lo demás sólo queda en palabra, así que no hay como quejarse. ¿Impuestos? Los directivos sabrán cómo los manejan… Y si para jugar es requisito presentar el contrato firmado por eso se presentan algunos irreales, que fueron signados sólo por requisito y para que los elementos no se quedaran sin actividad. Con los entrenadores no es distinto… ¿Pasará en algún otro lado, o sólo en México?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas