Un balón “Totalmente Pegaso”

Por: Ernesto José Campos

Por: Ernesto José Campos Cuando recordamos el término de la Segunda Guerra Mundial ubicamos a Japón destrozado tras recibir dos bombas atómicas, que aunado al conflicto, dejaron al “país del sol naciente” abatido y teniendo que comenzar todo de cero. A partir de entonces (1945) su desarrollo se dio de tal forma que su economía es actualmente una de las más fuertes del mundo. ¿A qué viene todo eso? Para llegar a su presente los japonenses empezaron metiendo sus productos en todos lados. Por ejemplo usted podía comprar paraguas, juguetes y todo tipo de artículos en lugares populares a precios muy bajos siempre con el sello “Made in Japan” ( Hecho en Japón). Y así fueron adquiriendo de todo y en todos lados a precios bajos para después desembocar en empresas como Sony, Honda, Nintendo etc. Si analizamos actualmente nuestro devaluado futbol encontramos que Grupo Pegaso (encabezado por Alejandro Burillo) ha ido posicionándose en el mercado del futbol casi de manera imperceptible. Quitando sus negocios derivados de la promoción y distribución de la selección nacional y de los derechos de participación en la Copa Libertadores tiene más participación en el futbol nacional. Hace nos más de tres años entró al rescate de José Antonio García con sus equipos Atlante e Irapuato, este último y en su momento de primera división A. Una vez que ambos subieron a primera división también se unió a la lista de hermanos el Potros Marte, que subió de segunda división a Primera A. Agregado a eso este año el Zitácuaro ganó una promoción y subió de segunda división a la Primera A. No es todo... Durante la última semana de mayo se anunció que Pegaso adquirió a los Tiburones Rojos del Veracruz. Sin embargo también se anunció que debido a problemas de carácter jurídico y económico con el municipio de Irapuato, decidieron poner a la venta el equipo en 9 millones de dólares. Conclusiones... Pegaso tiene en este momento cinco equipos. De esos tres están en primera A, uno más descendió y debe jugar una promoción con un equipo de la división de ascenso para definir su permanencia en el máximo circuito, y el único que está en primera está en venta. La promoción por el único cupo disponible en primera división lo jugarán según el reglamento de competencia Atlante y Veracruz (ambos de Pegaso). Es decir, forzosamente tendrán otro equipo en primera división. Y como Irapuato está en venta lo más probable es que el equipo perdedor de la promoción ocupe la franquicia del Irapuato. De tal forma, tendría, después de inversiones baratas en primera A, tendría dos empresas de futbol en la primera división. ¿Visión de negocios? ¿Hacer una confusión múltiple la cuestión de los ascensos? Sólo Alejandro Burillo sabe cuanto le redituará invertir 5 millones de dólares por el equipo que subirá a Primera división. Evidentemente no todo es futbol o muy poco de esto lo es... ejcampos@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas