¡Con el alma, con el corazón, con ...!

La ocasión merece ser recordada, muchos puede rebatir que el equipo del Pedregal nada ha ganado y sólo obtuvo un pase a una fase que debió ser más fácil según lo muestra a historia de los demás...

La ocasión merece ser recordada, muchos puede rebatir que el equipo del Pedregal nada ha ganado y sólo obtuvo un pase a una fase que debió ser más fácil según lo muestra a historia de los demás participantes mexicanos en las ediciones anteriores de la Toyota Copa Libertadores de América.

Pero la pasión que los Pumas levantaron a su tribuna, la determinación con las que se levantaron del 0-1 y la paciencia con que soportaron tres goles anulados (seguro en ese momento no sabían que las marcaciones fueron correctas) hicieron del 10 de abril en Ciudad Universitaria un día épico. Un día que explica porque este deporte recoge tantos seguidores a lo largo del mundo.

Lo dice Luis Omar Tapia, narrador de ESPN cada que arranca un partido. “Comienzan 90 minutos del deporte más hermoso del mundo...”

Pumas no ha tenido una campaña brillante, en la Copa continental no pudo rescatar un sólo punto fuera de casa y en el torneo doméstico sigue vivo sólo por el relajamiento de sus rivales de grupo que aún así le sacan varios puntos de ventaja. Todo eso fue olvidado bajo la lluvia y con el pase a octavos de final en la mano.

Incluso tuvieron la inteligencia para sobrellevar la corrientada final de los uruguayos que arrastraron su prestigio de multicampeón de este torneo continental comportándose de la peor manera que pueden hacer los perdedores.

Lo que viene debe ser tomado con más precaución, Pumas tendrá una semana al menos para retomar el paso en el torneo local  y para pensar en la siguiente fase libertadora y jugar como lo hizo ante Peñarol, pero por lo pronto ¡Gracias Pumas, por jugar con el alma, con el corazón, con hue...!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas