Fidel Kuri debe irse un año fuera del futbol

Fidel Kuri, dueño de los Tiburones de Veracruz, agredió verbal y físicamente a Edgardo Codesal, director de Área Técnica de la Comisión de Árbitros de la FEMEXFUT y debe ser sancionado.

Resulta lamentable lo sucedido el pasado viernes en el estadio de Veracruz, en donde las tomas televisivas resultan incuestionables. Fidel Kuri, dueño de los Tiburones de Veracruz, agredió verbal y físicamente a Edgardo Codesal, director de Área Técnica de la Comisión de Árbitros de la FEMEXFUT, poniendo incluso en riesgo su integridad física.

Por tanto, el propietario escualo debe ser sancionado.

La Ley General de Cultura Física y Deporte establece en su artículo 138 que se consideran actos o conductas violentas, que incitan a la violencia en el deporte, entre otras, la participación activa de directivos en altercados, riñas, peleas o desórdenes públicos en los recintos deportivos, durante la celebración de un evento.

Por su parte, el Reglamento de Sanciones de la FEMEXFUT señala como infracciones cometidas por el cuerpo técnico: agredir a los oficiales del partido por cualquier medio. Cuya sanción es de 1 año de suspensión en todas sus funciones y multa de 36 a 450 días de salario mínimo.

Así pues, aunque no exista en el reglamento una sanción que literalmente establezca como conducta infractora la agresión a los oficiales del partido cometida por el presidente o dueño de un equipo, dicho ordenamiento sí establece que en todos los casos no previstos la Comisión Disciplinaria deberá resolver con amplitud de criterio, basándose en el Código Disciplinario de la FIFA, en los principios generales de derecho y en los dictámenes similares que constituyan precedentes.

En conclusión, no existe razón alguna para que Fidel Kuri no sea sancionado con todo rigor, y que la sanción que se le imponga sea cuando menos la misma que se le hubiera impuesto a alguien del cuerpo técnico que hubiera agredido a un oficial.

El Código Ético de FIFA no deja lugar a dudas y se manifiesta rotundamente en contra de cualquier comportamiento ilegal, inmoral o carente de principios éticos.

Es por ello que, por el bien de nuestro futbol, es necesario que las autoridades federativas fijen un precedente y dejen claro que todos los involucrados deben comportarse con honestidad, dignidad, decencia e integridad.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas