A ver si como roncas, duermes...

¿Alguna vez has soñado que eres un entrenador común y corriente? Soñado que diriges un equipo equilibrado, un equipo que propone los partidos, que da espectáculo y a quien le dicen que cuenta con...

¿Alguna vez has soñado que eres un entrenador común y corriente? Soñado que diriges un equipo equilibrado, un equipo que propone los partidos, que da espectáculo y a quien le dicen que cuenta con un presupuesto ilimitado para enfrentar el siguiente campeonato, en un torneo imaginario y donde el paso del tiempo no está en el reglamento? ¿Qué jugadores eliges, por qué ellos y luego, en el túnel, al salir... qué les dices?

Si los equipos se arman de atrás para adelante, empiezo por el arquero y elijo a Jean Marie Pfaff, un profesional en toda la extensión de la palabra, dedicado, de excelentes cualidades, bueno en el mano a mano y cumplidor por arriba, extraordinario y carismático,  ¡Con personalidad, pues !

Mi línea de tres: Por el lado izquierdo el gran Paolo Maldini... ese tío ha mamado “calcio” desde que nació, titular indiscutible desde los 17 años…

Por el lado derecho me quedo con Carlos Alberto, el gran capitán de Brasil en el ’70... garantizo llegada por ese costado, y para muestra el gol del presidente que clavó en el Azteca.

De central, el mismísimo Daniel Alberto Passarella, duro; durísimo, que va muy bien por arriba,  defendiendo, y sobre todo atacando... el prototipo de defensa goleador. Casi nada.

Mis dos contenciones: Me la juego con los alemanes… sin duda: Franz Beckenbauer “el kaiser”, que ganó todo y se lo merece, ordenado para salir, frío para resolver, y ahí a su lado, Lothar Matheaus… ¿ A ver quién es el guapo que intenta pasar ?

Dos medios y a partir de aquí, con todo que ya tenemos defensa.

Por la izquierda, el Sr. Johan Cruyff, un revolucionario del juego, que clase. Por la derecha, Michel Platini, ¡ Tómala !…qué darías por verles un cambio de juego.

Mi 10, seguro, Maradóóooo... “el papá”, así nomás, sin palabras, con todo y todo. Además él sale de capitán, sin duda.

Mis dos puntas, un par de definidores. El Rey Pelé...un gol, otro gol, otro y otro más;...con Romario al ladito, para que se diviertan los brasileños, los defensas, los mortales y sobretodo, la tribuna.

Jamás, nunca, ni soñando, me atrevería a pedirles nada antes de entrar al túnel. Me sentaría ahí, calladito, solo a verlos…. A contemplarlos. ¿ Quién se atrevería a decirles algo ?... Un sueño de equipo, un verdadero sueño…

- ¡ Yá Shu, despierta ! que tienes clase de siete, hue… !¿ Y la banca ?

Nos vemos la próxima.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas