Los cuatro goles que no fueron goles

Sírvase amable lector, encontrar a continuación cuatro piezas inolvidables de Oh Rey Pelé, grabadas todas en 1970.

Sírvase amable lector, encontrar a continuación cuatro piezas inolvidables de Oh Rey Pelé, grabadas todas en 1970.

• En la Perla de Occidente, ante la gran escuadra inglesa encabezada por el mítico Bobby Moore. En el primer tiempo, jugada por el lado derecho, Jairzinho llega con balón controlado y patea un centro pasado a segundo palo, de pronto, salta el número 10 por todo lo alto ante la marca que había quedado superada por el teodolito…a metro y medio fuera del área chica con resorte impresionante y con el centro de la “testa” ejecuta un remate perfecto, a primer poste, directo al pasto, con pique antes de la línea, la tribuna toda gritaba goooooooo….cuando de la nada, el Mr. Banks se tira de inmediato a su costado derecho y al bote-pronto logra atinar un manotazo a la de gajos en ese entonces y la saca por encima del travesaño… la bella estampa terminó en tiro de esquina ante el asombro de Pelé, quien se acerca y felicita al arquero.

• Bello, exacto y venenoso pase diagonal de Gerson, filtrado, adelante de media cancha ante el achique charrúa y la salida de Mazurkiewich… al momento de la cita con el balón, click, la dejó pasar y le dio la vuelta....nadie se lo esperó. Llegó a ella y de media vuelta, con el arco en la mente pateó cruzado… la pelota se dirigía a su destino final, despacito, la tribuna toda gritaba goooooo…y se pasó a nada por un lado del segundo poste. Saque de meta.

• Con calma y balón controlado, avanzando por el centro del campo, levantó la mirada… observó al guardameta checo un tanto retirado de donde debía estar, como retando, y así, sin mas ni mas… tuck !, sin dar un solo paso tiró al arco, el portero empezó su carrera hacia atrás, desesperado cual center field beisbolero o ala abierta buscando completar una bomba de 45 yardas, al tiempo que la tribuna toda gritaba gooooo…. El balón pasó a centímetros del poste derecho, mientras el portero se topaba con el mismo. Todos sufrimos ese largo viaje que acabó en un suspiro.

• En la final de la Jules Rimet, en el coloso de Santa Ursula, corría el minuto cuarenta y cuatro con cincuenta y tantos segundos, ya todos lo sabían, incluso el de negro, que agonizaba la primera mitad. Aprovechando lo justo del tiempo, el gran Tostao lanza un pelotazo con toda intención al borde del área chica, al momento que Oh Rey la recibe de pecho, la baja pegada al pié y la pasa a las redes en automático…la tribuna toda gritaba gooooooo…mientras el absurdo arbitro argumentaba que había dado por terminado el primer acto durante el vuelo del balón. Ni el 10 ni nadie lo podía creer. A los vestidores.

Sin duda las cuatro merecieron contar, escoge solo una y cuéntame otra que recuerdes. Hasta la próxima.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas