El zafarrancho Águila...y el animal

Por: Durán

Por: Durán Es difícil en estos tiempos de “no a la violencia” que los medios comenten que una trifulca dentro del campo de juego es lo más normal de un deporte donde existe contacto constante. Se dice (y con razón) que no deben de ocurrir estos actos de violencia dentro de la cancha, primordialmente porque muchas veces enardecen y son copiados por los aficionados de los equipos, llevando una violencia mucho mayor a la tribuna y eso es algo que se busca evitar dentro de los estadios del Futbol Mexicano y de todo el mundo, pero….. Visto de otra perspectiva, la trifulca protagonizada entre los jugadores de América e Irapuato no es más que el enojo, la emoción, el ardor y la adrenalina que no se pudo demostrar dentro del campo de juego. Las broncas, siempre son de llamar la atención, tan es así que todo mundo se quedó en el estadio a protagonizar la de América vs Irapuato; sonará raro lo que comento, pero las peleas aveces se extrañan. Que quede claro que se extrañan los conatos, empujones, uno que otro golpe o patada limpia, el sabor de que exista un coraje especial (humano) de competencia; definitivamente no se extrañan los casi-pisotones asesinos de Santibañez, o un golpe por la espalda etc…. NO estoy a favor de la violencia, me preocupa que un problema dentro de la cancha se pueda traspasar a las tribunas, pero efectivamente una bronca a veces nos recuerda que los equipos son rivales en la cancha y eso se extraña. No es por el morbo de ver quien pega, quien corre, que equipo es mejor para el trompo etc. Si no porque muchas veces lo que organiza los golpes es eso que falta actualmente dentro del terreno de juego y que yo critico mucho: el amor a tu equipo, el pique, la rivalidad, la rabia de ir perdiendo, de que fallaste, de que te cometen falta, la vergüenza deportiva, la frustración de que no salgan las cosas bien, dar el extra y son tales las ganas de hacer algo por tanto sentimiento deportivo en conjunto que brota que muchas veces terminas golpeándote con el rival. No es la mejor forma de demostrarlo, pero se enseña que ese “extra” ahí esta, que duele perder y que se perderá luchando. Me preocuparía más la indiferencia, y con indiferencia nunca habría conatos o golpes. La otra vez viendo cortos del “zafarrancho” entre América y Guadalajara en una semifinal, los comentarios eran variados, pero principalmente decían que eran unos juegazos y unos agarrones tan buenos y disputados que al final tanta rivalidad y adrenalina terminaba por desbordarse en patadas voladoras, corretizas, ojos morados, suspendidos, etc… nadie comentó: “Que violentos eran” al contrario se decía “que juegazos, que rivalidad, que amor por la camiseta, que equipos…” y creo que en mucho esos comentarios tienen razón. Es cierto que el futbol actual es mucho más civilizado, los jugadores no son enemigos, son amigos. Pero esta civilización a llevado a que se viva diferente el futbol, ni mejor ni peor, solo diferente. Yo no sé ustedes, pero a mí me tranquilizó que todavía exista dentro del futbol esa rivalidad y coraje deportivo que aveces y solo a veces termina en trancazos. Vidrio: “Animal” En mi opinión el round de box lo veo como cosas que suceden dentro del futbol, pero el caso Vidrio-codazo-Palencia es lo más alejado a lo que buscamos en el futbol. La suspensión de 5 juegos se quedó en demasía corta. Sí es verdad que se apegaron al reglamento, creo que sería conveniente modificarlo. Existen dos tipos de faltas, las dos pueden causar lesiones, las dos son ilegales, pero dentro de la ética del futbol unas se valen y otras definitivamente no: Vamos a diferenciarlas con un ejemplo: Si te burlan (futboleramente hablando) y tienen buena oportunidad de hacer una jugada de peligro es lógico que busques una falta para evitar la acción. La diferencia viene cuando decides que tipo de falta realizas: si le tiras una patada a trabarlo o lo jalas de la camiseta no existe mala intención si no que es una falta táctica (es falta, debe ser sancionada y puede causar lesión), pero por el contrario si le das una patada a la rodilla, o le tiras un vidriazo…(perdón) codazo, o una patada a destrozarle el tobillo, entonces es una falta de las que no se valen, llamada de mala intención o mala leche ya que llevan toda la saña y bruteza de lesionar a otro futbolista. La diferencia viene en la intención, cualquier falta debe castigarse, pero la intención hace una diferencia abismal. A jugadores que cometen este tipo de faltas, conocidos como malintencionados (como el animal de Vidrio) no se les debe de perdonar si reinciden. Cada vez la pena debe de ser mayor, hasta que llegue el punto en que no se le permita jugar profesionalmente hasta después de bastante tiempo (sí esto ocurriera actualmente, no sé sí Vidrio seguiría jugando en Primera). Además del castigo impuesto por la Femexfut debe de haber uno impuesto por el Club Pachuca: Suspenderlo más juegos, mandarlo a jugar a alguna filial, multa en lo económico, venderlo, etc… ¿Qué ejemplo puede dar esta actitud para los niños y jóvenes de fuerzas básicas del Pachuca? El mismo Javier Aguirre comentó que “esta no es la imagen ni el futbol que su club pretende mostrar”. Bueno pues si eso es cierto hay que demostrar que se puede sacrificar en lo deportivo para imponer un ejemplo a todo el futbol mexicano. Créanme que ayudarían al jugador, a la institución y al futbol. A mí personalmente me da pena por el futbol mexicano (donde me incluyo) que existan jugadores como Vidrio. No concibo que los técnicos o directivos le den cabida a este tipo de elementos, no concibo que se arriesgue a los demás futbolistas por tener calaña como esta mezclada entre buenos futbolistas, no concibo una actitud tan inmadura de un profesional, no entiendo tan mala leche en un jugador, no entiendo como se puede llamar futbolista a este animal. Pero como en la vida misma, nos vamos a cruzar con todo tipo de personas o en su defecto de animales. Así que hay que tener cuidado y estar listos para todo. Para la Reflexión: Terrazas no festeja su gol contra América (respetable) y al final detona una pelea contra sus ex-compañeros, en vez de tratar de separarla. ¿No lo entiendo, ustedes sí? PD. Palencia, suerte en tu recuperación. Vidrio ojalá y te dediques a otra cosa. Espero sus comentarios. Saludos, Durán. fduran@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas