El fenómeno Diego

Desde siempre Maradona provocó y provoca cosas, reacciones. Desde cuando era un chico y lo invitaban a los programas de televisión para demostrar sus habilidades con la pelota, hasta estos días en...

Desde siempre Maradona provocó y provoca cosas, reacciones. Desde cuando era un chico y lo invitaban a los programas de televisión para demostrar sus habilidades con la pelota, hasta estos días en los que acaba de hacer la presentación de su autobiografía. Diego siempre provoca cosas en la gente, tanto de las buenas como de las otras. Entre algunas de las reacciones, hay que mencionar el enojo de Oscar Ruggeri por varias de las cosas que se dicen en el libro, como las divisiones en el plantel argentino que disputó el mundial de Méjico en 1986. Para Ruggeri, Maradona habló de más, ventiló secretos de vestuario, y de ahí su enojo. Pero no solo enojo provoca Diego. Porque el último viernes estuvo en la Bombonera observando Boca-Lanús, y allí la historia fue otra completamente diferente. A tal punto el imán Maradona es tan fuerte, que hasta influyó en el rendimiento de Boca en el partido. El ex jugador llegó cuando ya se llevaban disputados quince minutos, los locales ganaban 2-0 y parecía que se venía la goleada. Pero inmediatamente de su arribo se produjo un shock, tanto en la gente como en los futbolistas xeneixes. La gente, porque instantaneámente desvío su atención hacia el palco donde estaba el diez y comenzó a demostrarle una vez más su amor incondicional con cantos y aplausos. Solo volvió a darle al encuentro que se estaba jugando su total atención cuando Palermo convirtió el tercer gol de Boca. Un Boca que desde la llegada de Diego se había desconectado del partido, dejándose complicar por su rival, como si los jugadores prefirieran más prestarle atención a Maradona que a lo que pasaba en la cancha. Que empezaron a pensar más en la presencia de Diego apenas a unos metros suyos que en Lanús, que se dieron cuenta que a la gente, en ese momento, lo que ellos estaban haciendo ya no le importaba tanto como al principio. Solo importaba Maradona. Diego provoca cosas. Reacciones de todo tipo. Desde enojo, hasta que todo un estadio prefiera prestarle atención a él antes que a un partido de fútbol.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas