La picadora de carne (o técnicos)

Con apenas diez fechas jugadas, el campeonato argentino ya vio irse de sus equipos a siete técnicos. Casi todos por las malas campañas que venían realizando, solo Reinaldo Merlo en Belgrano se fue...

Con apenas diez fechas jugadas, el campeonato argentino ya vio irse de sus equipos a siete técnicos. Casi todos por las malas campañas que venían realizando, solo Reinaldo Merlo en Belgrano se fue por otra razón. La deuda que el club mantenía con él y sus colaboradores pudo más, y el ex volante de River decidió pegar el portazo. Los otros seis hoy desocupados son: Armando Husillos (ex Almagro), Miguel Russo (ex Lanús), Eduardo Solari (ex Estudiantes), Jorge Ginarte (ex Los Andes), Alberto Jorge (ex Racing) y Julio Falcioni (ex Vélez). Y varios están o estuvieron en la cuerda floja, como Mántaras en Colón, Bauza en Central o Rebottaro en Newell’s. Como se ve, la picadora de carne (o, mejor dicho, de técnicos) que es el fútbol argentino funciona a pleno. Primera lectura: los resultados mandan. Más allá de hablar del fútbol que le gusta a la gente, si las cosas no salen por más que el equipo muestre un juego vistoso, si los triunfos no aparecen enseguida, se piden cabezas. Y como es más fácil echar a un entrenador que a todo un plantel, el que se va es el técnico. No se respetan proyectos, contratos, trabajo realizado. Un resultado negativo y a cambiar de entrenador. Sin fijarse en cómo esto incluso afecta a las ya muy afectadas economías de los clubes. Porque no solo hay que indemnizar al cuerpo técnico saliente, sino también pagarle al entrante. Segunda lectura: es evidente que los dirigentes no saben elegir. Porque si a la mitad de un campeonato tienen que despedir al entrenador que ellos habían elegido apenas un tiempo atrás, es porque no son capaces, o por lo menos eso demuestran unos cuantos, de seleccionar correctamente a la persona que los lleve a realizar una buena campaña. Capaz, debieran preguntarse si ellos no deberían irse también, visto lo malos que demuestran ser a la hora de contratar un técnico. Como se ve, la picadora está funcionando óptimamente. Sin importar que los que en el fondo terminan siendo los únicos perjudicados son los clubes.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas