La Vigencia de los Viejitos

En una época en la que los técnicos prefieren poner pibes que jugadores de más de 28-29 años (porque son más manejables) ellos siguen marcando diferencias por encima del resto. Son Romario,...

En una época en la que los técnicos prefieren poner pibes que jugadores de más de 28-29 años (porque son más manejables) ellos siguen marcando diferencias por encima del resto. Son Romario, Chilavert y Batistuta, que en la última fecha de eliminatorias demostraron la importancia vital que tienen en sus equipos. Con apenas dos partidos jugados, el Chapulín ya es el goleador de la eliminatoria con siete tantos. Tres a Bolivia para darle algo de oxígeno a Luxemburgo, otros cuatro a Venezuela para darles oxígeno a sus compañeros. Con 34 años encima, Romario muestra porque es uno de los mejores delanteros del mundo de la actualidad. Corre poco, por largos pasajes desaparece del partido, no la toca, y de golpe surge con tres goles en diez minutos y deja a todos boquiabiertos. Lo hizo el domingo último, lo hace casi siempre. Chilavert ante Colombia se robó la escena. Con sus declaraciones previas atrajo toda la atención y la presión hacia él, y después demostró que tiene las espaldas lo suficientemente anchas para bancárselo. Puso nerviosa a toda la selección colombiana, atajó todo lo que le tiraron, hizo un golazo, achicó a todos sus rivales y agrandó a los suyos, y le ganó por robo el duelo a Oscar Córdoba. Y cuando terminó el partido, como para ponerle la frutilla al postre, se llevó los aplausos de los mismos colombianos, que supieron reconocer la importancia de un jugador más allá de la reciente derrota de su seleccionado. Con una rodilla que todavía le trae dolores, no al cien por ciento fisícamente, igual Batistuta marcó diferencias ante Uruguay. No por nada, como no hizo con ningún otro jugador, Bielsa lo esperó hasta último momento. Y en el primer tiempo, mostró lo mejor de sus atributos. Toda su potencia, oportunismo y capacidad goleadora se vieron reflejadas en el gol. Le quedó picando una pelota en el área, libre de marcas, y sin dominarla sacó un derechazo furibundo inatajable. Los tres ya andan por arriba de los treinta años. Pero igual, más allá de las tantas figuras marketineras que surgen a diario, son los que siguen marcando diferencias.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas