¿En qué quedamos?

Hace poco, el presidente de la AFA, Julio Grondona, declaró que no le importaba la anticipación con que los clubes europeos cedieran a los jugadores, mientras lo hagan. Entonces, las preguntas se...

Hace poco, el presidente de la AFA, Julio Grondona, declaró que no le importaba la anticipación con que los clubes europeos cedieran a los jugadores, mientras lo hagan. Entonces, las preguntas se imponen por sí solas: ¿para qué batallan tanto Bielsa y Pekerman por obtener a los futbolistas en término? ¿No sirve de nada el reglamento de la FIFA en lo que refiere a convocatorias? ¿Los clubes italianos retacean a los jugadores por que saben que desde la organización madre del fútbol argentino no se preocupan tanto por los tiempos de las cesiones? Si intentamos responder estas preguntas, hay que decir que: 1) Bielsa y Pekerman hacen bien en exigir que se cumpla con los plazos establecidos, lástima que, evidentemente, no parecen contar en este caso con todo el apoyo que deberían tener; 2) al no tomarse la FIFA la molestia de hacer cumplir lo que está escrito, los clubes aprovechan para hacer lo que más les convenga; y 3) es evidente que si desde Europa ven que quien tiene el poder para hacer cumplir la reglamentación, como Julio Grondona, uno de los vicepresidentes de la FIFA, no se preocupa demasiado en hacerlo, entonces tienen vía libre para poner cuantas trabas quieran a la hora de ceder a los jugadores. Y ante este cuadro de situación el único perjudicado termina siendo Marcelo Bielsa, que no puede contar siquiera con un tiempo razonable para entrenar a los futbolistas antes de cada partido.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas