Debe jugarse en Vélez

Ahora que el campeonato entró en una etapa decisiva, con Boca y River separados por apenas dos puntos a dos fechas del final, hay un partido que adquiere una trascendencia vital, mayor que la que...

Ahora que el campeonato entró en una etapa decisiva, con Boca y River separados por apenas dos puntos a dos fechas del final, hay un partido que adquiere una trascendencia vital, mayor que la que tenía antes de los resultados de ayer. Porque saber dónde se jugará finalmente Chacarita-Boca es vital, no solo por lo deportivo si no también por lo que más importa: la seguridad. Desde lo deportivo, a Chacarita le conviene jugar en su cancha como a los de Bianchi en Liniers. Por el tema de la localía, la presión de la gente y demás yerbas. Pero más importante que el eventual resultado del partido lo es la seguridad de la gente, algo que la mayoría de las veces los dirigentes olvidan. Y justamente por la seguridad es porque el partido debería jugarse en el Amalfitani: la cancha de Vélez es más segura, especialmente teniendo en cuenta la rivalidad existente entre ambas hinchadas y el enfrentamiento que se produjo a principio de año en la Bombonera, durante un partido amistoso. Desde ese entonces, la posibilidad de una venganza por parte de los hinchas de Chacarita está latente. Y por eso, es que la policía prefiere que se juegue en Vélez. Por eso, más allá de pensar en el resultado, en la recaudación, en si River jugó o no en San Martín, sería bueno que esta vez tanto el Comité de Seguridad como los dirigentes piensen pura y exclusivamente en la seguridad de los espectadores y elijan el estadio más seguro para el partido, sin dejarse llevar por presiones políticas o de cualquier tipo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas