Fin de semana de locos

Hubo fútbol este fin de semana en la Argentina, pero la atención se la llevaron los hechos de violencia ocurridos varios de los partidos disputados. Y así, otra vez los violentos le ganaron al fútbol.

Hubo fútbol este fin de semana en la Argentina, pero la atención se la llevaron los hechos de violencia ocurridos varios de los partidos disputados. Y así, otra vez los violentos le ganaron al fútbol. Racing-Newell’s. Una de las facciones de la barra brava de Racing, conocida como la Guardia Imperial, agredió a uno de los miembros de la seguridad privada del club por el simple hecho de ser hincha de Huracán. Como si los jugadores o el entrenador fuesen simpatizantes de la Academia. Más incomprensible aún resultó la explicación posterior dada por el jefe de la seguridad privada a los propios hinchas: “Disculpen, no sabíamos que era hincha de Huracán, ya no va a trabajar más acá.” Increíble. River-Chacarita. Antes del encuentro, enfrente del estadio se cruzaron hinchas de River con la barra del conjunto de San Martín. Resultado: piedrazos, corridas, miedo entre los simpatizantes comunes. Por suerte, no hubo que lamentar víctimas. Huracán-Argentinos. Al final de un partido bastante caliente, con expulsiones y discusiones entre los jugadores incluidas, se desató la locura en la tribuna visitante. Se enfrentaron los hinchas de Argentinos con la policía en una batalla que duró 20 minutos pero parecía no tener fin. Y luego el presidente del conjunto de la Paternal, Oscar Giménez, y su técnico, Sergio Batista, declararon que dos policías entraron al vestuario y los amenazaron. Una locura. Vélez-San Lorenzo. Hace rato que Oscar Tabárez estaba en la cuerda floja, y esta terminó de aflojarse tras la derrota 2-0 ante San Lorenzo. Pero ninguna mala campaña justifica la actitud de los hinchas de Vélez. Que se amontonaron a la salida del vestuario para insultar impunemente a técnico y jugadores como si ellos nunca cometiesen errores en su trabajo. Y para colmo, tres barras ingresaron al vestuario, hubo insultos, empujones y nadie capaz de explicar qué hacían allí los inadaptados de siempre. La cosa siguió en el estacionamiento, con amague de pelea entre futbolistas e hinchas. ¿Hubo fútbol este fin de semana en la Argentina? Sí, aunque poco. Racing sumó su segundo triunfo consecutivo al ganarle 2-0 a Newell’s, mismo resultado en la vuelta a la victoria de Independiente ante Estudiantes. Talleres se sumó al pelotón de los de arriba al ganarle a Central en Rosario, aburrieron con sus 0-0 Almagro-Unión y Belgrano-Gimnasia, San Lorenzo dio cuenta de Vélez en Liniers y Huracán le ganó merecidamente 2-1 a Argentinos. En el sur, parece que Boca le está retomando el gustito al triunfo: esta vez, dio cuenta de Lanús y le ganó 2-1. Y en Nuñez, River mantuvo los cinco puntos de ventaja con su sufrido 1-0 sobre Chacarita. Claro que no todas son rosas: para el clásico del próximo domingo perdió a Coudet, suspendido. Porque si alguno no lo sabía, el domingo que viene se juega el superclásico. En la Bombonera, desde las 17.10, Boca recibe a River. Claro, la violencia, otra vez, consiguió que, de fútbol, se hable poco y nada.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas