Dos equipos, Dos fracasos

Por: Francelle Raymundo Cetto Valenzuela

Por: Francelle Raymundo Cetto Valenzuela Los dos fracasos más rotundos de este torneo fueron el Atlante y los Tigres. Las razones son de sobra. El Atlante gastó muchos miles de pesos para comprar jugadores de renombre: Jorge Campos, Germán Arangio, José Manuel Abundis, Salvador Carmona, colombianos supuestamente “buenos”, el veterano Carlos Hermosillos. Los resultados: un equipo al borde del descenso y ocupando los últimos lugares de la tabla general. La clave está en esto: para que un equipo rinda bien, tiene que haber COJUNCIÓN. Si no hay CONJUNCIÓN, aunque se compren los mejores jugadores del mundo para que armen un equipazo de millones de dólares, es seguro que será puro FRACASO. ¿Por qué? Simplemente por la razón de que no hay CONJUNCIÓN, no existe ACOPLAMIENTO, no existe la COORDINACIÓN del equipo. José Antonio Hernández es un pésimo manejador de equipos de futbol. Si alguien le hubiera dicho que no se necesitaban comprar tantos jugadores, que sólo era suficiente con los mejores que ya tenía y unos pocos refuerzos, no hubiera pasado la ruptura del Atlante. La ruptura en su forma de jugar, la ruptura de comunicación directiva-jugador es lo que resultó de la compra de tantos jugadores supuestamente “buenos”, pero que nunca antes habían jugado futbol todos juntos. De todos modos el problema del Atlante ya tenía tiempo. Desde torneos anteriores se ha notado la mediocridad del equipo azulgrana (o naranja, con esos colorcitos Pegaso que le pusieron). El problema que tiene es el mal manejo de Juan Antonio Hernández (que gracias a Dios ya renunció) y toda su pésima directiva, desde aquellos tiempos en que era manejado por la gran empresa de T.V. El panorama es muy malo, tendrá que trabajar TODO el equipo, desde directiva a jugadores para lograr la salvación de lo que parece lo más probable: el DESCENSO. Los Tigres son un caso similar, pero que ya es costumbre: siempre es lo mismo...compran, compran y compran para que los jugadores no rindan y se queden con las ganas de entrar a la liguilla. Este torneo no fue la excepción. Los Tigres volvieron a fracasar, para variar, otra vez, a partir de cuando contrataron a Enrique Borja como su presidente, siendo esto falta de respeto para el futbol mexicano. Esta vez traían a muchos jugadores “buenos”: Olalde, Vázquez, Aceval, Suárez, Hurtado, Núñez, Ramírez, etc., y hasta se dieron el lujo de tener como D.T. al “Tuca” Ferreti. Increíble, no puede ser, ¿cómo es posible que no pasaran a la liguilla?...El problema es similar al del Atlante: muy sencillo, no hay ACOPLAMIENTO, no hay CONJUNCIÓN, no hay COORDINACIÓN. La directiva gasta y gasta, pero no es la solución. La solución es reforzarse con poquitos jugadores y trabajar con los demás que integran el equipo, para que de esa manera logren lo que se llama EQUIPO: la unión de varias personas trabajando para el mismo fin. Las directivas tienen que aprender cómo armar un EQUIPO de futbol: traer poquitos refuerzos, trabajar con las fuerzas básicas y lograr la armonía del equipo, si no, miren al Toluca y al Cruz Azul, todo lo que han logrado. Sí, ese es el problema del futbol mexicano: las malas directivas. Si no cambian pronto las directivas del Atlante, los Tigres y otros equipos que pasan por problemas similares: estaremos hablando el próximo torneo de FRACASOS, y quién sabe cuántos: tres, cuatro, cinco o seis fracasos de seis equipos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas