Buen futbol en las semifinales

Por: Francelle Raymundo Cetto Valenzuela

Por: Francelle Raymundo Cetto Valenzuela Después de que pasamos por las sorpresas de los cuartos de final, en el que cualquier equipo podía pasar, nos tocó ver mucha equidad en los partidos de semifinales. Parece que los cuatro equipos lograron dar un buen futbol, los cuatro parecían serios candidatos al título. Pero se dieron ciertas circunstancias, tal vez, azares del destino, en las cuales quedaron definidos los dos finalistas: el Morelia (por primera vez en su corta historia) y el Toluca. Permítame llevarlo paso por paso, partido por partido. Las semifinales empezarían el día miércoles en el Estadio Jalisco, en la noche, en la ciudad de Guadalajara. Se vivió con intensidad este partido entre Atlas y Toluca. Parece que este fue uno de los mejores duelos de toda la liguilla. Los dos equipos demostraron un gran equilibrio de fuerzas ofensivas y parecía que ninguno de los dos quería perder ese partido. Ambos equipos pusieron de su parte, y el resultado fue un futbol de cátedra (por lo menos a la ofensiva). Los dos equipos pusieron vivacidad y dinamismo al partido. Quizá lo único malo que se les pudo acusar fue la debilidad en algunos minutos del partido, de sus defensivas. Las dos defensivas cometieron graves errores que, a la postre, daría como resultado los seis goles anotados, tres por cada bando. Estamos en el segundo partido de semifinales. Día jueves en la tarde, allá en “la comarca lagunera”, en la ciudad de Torreón. Como siempre, el estadio lleno (ya es una eterna costumbre), la gente fiel, apoyando a su equipo: el Santos Laguna. Santos Laguna tenía algunas ventajas en su campo que no supo aprovechar. En primer lugar, el apoyo de la gente; en segundo lugar podríamos mencionar la contundencia en la ofensiva de Jared Borgetti (que en los dos partidos de semifinal casi pasó desapercibido); además de otros factores, como los climatológicos. El Morelia fue a defenderse y pudo salir con vida del Estadio Corona. La contundente ofensiva lagunera quedó opacada por la buena labor defensiva del equipo monarca, como siempre, una defensiva bien comandada por el arquero Comiso (que ahora sí no fue demasiado violento) y el gran defensa argentino, Darío Franco. Santos no aprovechó su condición de local. En ese momento nadie podía definir quiénes serían los finalistas. Los cuatro equipos estaban jugando muy parejo. Parecía que el factor local en los partidos de vuelta sería el factor decisivo para sacar a los dos finalistas; y así fue. Nos trasladamos al sábado en la tarde. Estamos en la ciudad de Toluca. Estadio lleno, la barra “Perra Brava” en todo su esplendor y un excelente ambiente para que se diera un buen futbol. Otra vez los dos equipos vuelven a poner un futbol dinámico, veloz y espectacular, como si fuera una final adelantada, como recordando aquella final donde ya se habían encontrado los dos equipos. El Atlas empezó dominando el partido y anotando el primer gol. Sin embargo, el Toluca se lanza hacia el ataque, y el paraguayo José Saturnino Cardozo (que sería el héroe del partido) pone arriba al Toluca, anotando tres goles. Con esos tres goles, Toluca sobrepasó al Atlas. Toluca empezaba a dominar, y Atlas empezaba a desvanecerse en el terreno de juego. Una vez más, Toluca estaba en una final de torneos cortos; aunque por primera vez está en una final de torneo de invierno. Domingo al mediodía. Estadio Morelos pintado de amarillo y rojo. El estadio estaba lleno, y banderas rojiamarillas ondeaban por doquier. El Morelia enfrentaba al Santos en el juego de vuelta. Para Morelia sólo bastaba el empate. Para el Santos, tenía que morirse en la cancha para sacar una victoria. La suerte estuvo del equipo local en el primer tiempo. Vendrían tres goles para Morelia, y parecía que el partido era caso cerrado. Sin embargo, el Santos tuvo una reacción tardía al final del segundo tiempo, haciendo temblar a toda la afición michoacana. Santos anotaba dos goles que no le bastaron para pasar a la siguiente ronda. El Morelia pasó sobre Santos con ciertas dificultades; pero pasó, que es lo importante, y probablemente, de manera merecida. La final quedó Toluca contra Morelia. Esta es una final inédita, ya que nunca antes se han enfrentado los dos equipos en liguillas. Además, Morelia nunca había llegado a una final del futbol mexicano. El duelo será interesante. Si Morelia funciona como buen equipo, hará buen trabajo frente a Toluca. Por otro lado, si Morelia tiene sus problemas defensivos y de coordinación, el Toluca se aprovechará de esto para llevarse el cuarto título en torneos cortos. De todos modos resulta difícil señalar a un favorito, aunque Toluca ligeramente es superior en las probabilidades. Habrá que ver hasta el miércoles y el sábado.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas