Las Verdades del Futbol Mexicano (Monopolio Pegaso)

PARTE 1: El nuevo monopolio

PARTE 1: El nuevo monopolio Por: Francelle Cetto El futbol mexicano es tan ridículo que en una semana pueden ocurrir cualquier tipo de payasadas: unos individuos que van montados en un caballito alado y gustan del color naranja se convierten en un hazmerreír, tratando de imponer su juego; once ratoncitos salen a pasear tranquilamente en la cancha del estadio Azteca, pero terminan asustados al encontrarse con once enanos provenientes de Costa Rica; en un rincón paradisíaco llamado Acapulco se suscitan escenas traídas de la Edad Media, como si el tiempo hubiera retrocedido, de una venta de esclavos, personas que no tienen ni voz ni voto, mientras sus amos se enriquecen tras más no poder. ¿Estoy hablando de otro cuento de hadas? No. Estoy hablando de lo que conocemos como futbol mexicano, estoy hablando de los disparates de Alejandro Burillo Azcárraga y sus tres compinches (Raúl Quintana, Miguel Ángel Couchonal y José Antonio García), estoy hablando del terrible encuentro entre México y Costa Rica, estoy hablando del draft del futbol mexicano. ¿O dígame en qué otra parte del mundo, o en qué planeta suceden cosas como las que pasan en el futbol mexicano? Iremos por partes… Pegaso-Alejandro Burillo: El nuevo monopolio del futbol mexicano Hablemos de monopolios. Hace no mucho tiempo la empresa de televisión Televisa era dueña de tres equipos del futbol mexicano (América, Atlante y Necaxa). Por si esto no fuera poco, se daba el lujo de transmitir todos los partidos de futbol en todas las plazas de Primera División, sin que alguna otra empresa ofreciera competencia. No fue hasta que en 1994 TV Azteca comienza a transmitir los partidos del Monterrey y de los Pumas. Después TV Azteca empezaría a transmitir partidos de equipos que anteriormente eran transmitidos por Televisa. En esos tiempos Televisa ejercía una gran influencia en el futbol mexicano. Comandada por Emilio Azcárraga Milmo, Televisa hasta se adueñó el derecho de transmitir los partidos de la selección mexicana. En estos ámbitos futbolísticos, podríamos decir que Televisa tenía monopolizado al futbol mexicano. Si no me creen, pruebas hay. Recientemente leí un reportaje en donde un jugador de los Pumas platica cómo un comentarista de Televisa ocasionó que el América pasara a la final, cuando el ganador debería de haber sido el Morelia. Estos son los expedientes X (secretos) del futbol mexicano. ¿Qué tiene que ver el grupo Pegaso con Televisa? No hace mucho, Alejandro Burillo Azcárraga sostuvo una riña familiar con su primito Emilio Azcárraga Jean, dueño monárquico de Televisa. Esto sucedió en la alta cúpula del poder de Televisa. Los primitos salieron peleados y cada quién decidió trabajar para su propia empresa. El emprendedor Burillo decide formar su propia empresa y romper vínculos directos con Televisa. Así surge el nacimiento de Pegaso. En este lapso ocurre la salida del Atlante del grupo Televisa, ahora siendo propiedad del grupo Pegaso. Este grupo de empresarios lo conforman gente del negocio del futbol: Raúl Quintana defendiendo al Irapuato, Miguel Ángel Couchonal defendiendo los intereses atlantistas y José Antonio García en su papel de ex presidente del Atlante y de la Federación, dueño de la empresa deportiva Garcís. ¿Cuál es la influencia que tiene este grupo en el futbol mexicano? Bueno, si es observador me va a responder. En las transmisiones por televisión de futbol de la Primera División, si usted se queda mirando fijamente en su televisor, a un costado de las porterías notará que hay un letrerito virtual naranja que dice “PEGASO”. Es el mismo logo de la empresa de telecomunicaciones. Es evidente que los intereses de Alejandro Burillo a largo plazo es la monopolización del futbol mexicano, como en sus días lo fue Televisa. ¿O dígame qué empresa se hace cargo de los derechos comerciales de la Selección? ¿Dígame como se llama el centro deportivo donde entrena la Selección? Ahora bien, ahí no radica el meollo del asunto. Hace dos semanas se desató la polémica de que Atlante y Veracruz, los contendientes de la famosa promoción por el ascenso eran del mismo dueño…que eran propiedad del grupo Pegaso, al menos Veracruz en un 80% de las acciones. Luego los aficionados nos damos cuenta de que el Veracruz sólo se paseó en la capital para hacer el ridículo, sin jugadores importantes y un portero suplente que tuvo que jugar lesionado. ¿Realmente la directiva de Veracruz estaba interesada en un ascenso?, ¿o era que el Atlante ya había arreglado la promoción con el Veracruz por una buena cantidad de dinero? No tenemos pruebas para juzgar, pero las insinuaciones no pueden ser meras coincidencias. Acabábamos de salir de esa polémica cuando…se deja venir la siguiente polémica. De la noche a la mañana el grupo Pegaso pone en venta el Irapuato, declarando que había muchas pérdidas económicas debido al equipo. Pero…lo increíble es que proponen que de la noche a la mañana, como por arte de magia, el futbol de Primera División regrese al puerto de Veracruz, como si hubiera sido obra de una varita mágica. ¡Imagínese qué pasaría si esto hubiera ocurrido en un país miembro de UEFA, donde los reglamentos del futbol son demasiado estrictos y aún así respetados! ¡Una auténtica payasada de nuestro futbol hecha en México! ¿Acaso Irapuato no tiene afición? ¿Acaso la gente de Irapuato no recuerda que están en Primera División por méritos deportivos propios y no por dinero? Estos son casos dignos de contarse en AUNQUE USTED NO LO CREA, y en el futbol mexicano hay muchos ejemplos. ¡Qué vergüenza! Este artículo continuará en una segunda parte. cetto@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas