Atentado contra la deportividad

Deportividad se define como “Calidad de deportivo. Correcta observancia de las reglas del juego. Imparcialidad, nobleza, generosidad”.* Acaba de terminar un torneo más del futbol mexicano. Ya...

Deportividad se define como “Calidad de deportivo. Correcta observancia de las reglas del juego. Imparcialidad, nobleza, generosidad”.* Acaba de terminar un torneo más del futbol mexicano. Ya todos sabemos que después de intensa actividad futbolera, inmediatamente las gentes involucradas en este deporte comienzan a hacer los preparativos para iniciar el torneo siguiente. A veces nos enteramos de cosas sorprendentes, que sólo podrían suceder en México. Nos hablan de la llegada de jugadores extranjeros que fueron estrellas en alguna liga extranjera de renombre, o igual nos pueden hablar de que el Irapuato se va a Veracruz de un día para otro. La semana anterior se produjo una gran conmoción cuando nos enteramos de que los Freseros de Irapuato serían convertidos en los Tiburones Rojos de Veracruz: caso digno de ser contado en “Ripley’s Aunque usted no lo crea”. Lo que pasa es que en México ya nos estamos acostumbrando a la compra-venta de equipos o franquicias futboleras. No es la primera vez que el puerto de Veracruz tiene plaza de Primera División de la noche a la mañana. Años atrás, en la época de los torneos largos, ya se había hecho, cuando se adquirió cierta franquicia de la Primera División. Además, en nuestro futbol ya se han dado varios casos parecidos. Debería existir algún slogan comercial que dijera: “Si su equipo ha descendido y quiere evitarse la pena de jugar en la Primera ‘A’, póngase en contacto con nosotros y lo haremos regresar al máximo circuito”. Ya se ha puesto a la práctica. Tan sólo recordar el caso Unión de Curtidores=Puebla. Y es más, el equipo original de Puebla que había descendido (que después sería llamado Ángeles de Puebla), ya no está en la Angelópolis, ahora está en Tuxtla Gutiérrez, Chis., con el nombre de “Atlético Chiapas”. ¿Se acuerda de la promoción, aquélla donde el Veracruz hizo el ridículo? Bueno, pues se volverá a efectuar al término del Verano 2002. Recordamos que el Atlante tenía serios problemas de descenso. ¡Ah, pero qué curioso! Los directivos conspiran para hacer que de alguna forma maquiavélica se elimine el descenso. Ahí es cuando nace la famosa “promoción para obtener al equipo 19 y 20 de la Primera División”, que no es otra cosa más que una forma maquillada de evadir el descenso. Para variar, el equipo de la Primera “A” que disputaría la promoción era del mismo dueño. Atlante vs Veracruz=Grupo Pegaso vs Grupo Pegaso. ¡Ay, esto es de antología! Ya nomás nos falta que todos los uniformes de todos los equipos sean estrictamente de color naranja. Un año después este grupo comercial vuelve a ser de las suyas. El señor Burillo Azcárraga y su grupo de secuaces, no contentos con tener el poder de la FEMEXFUT, en especial en el área de Comisión de Selecciones Nacionales, se dan el lujo de decidir por sus pantalones qué equipo asciende, qué equipo desaparece, qué equipo se cambia de sede. Claro, no les interesa la opinión de los seguidores de algún equipo de tradición. Es un pequeño grupo en donde se concentra la mayor parte del poder, y que intenta monopolizar al futbol mexicano. De modo que ahora todo puede suceder con cualquier equipo que pertenezca al Grupo Pegaso. Igual puede ser cambiado de sede, igual puede ascender, igual puede descender. Ya se está hablando de que este grupo comercial construirá un estadio moderno en Acapulco, y que pronto tendrán Primera División, tal vez mudando al Atlante. También se oyen rumores de que el Oaxaca o el Zitácuaro puedan ser mudados a Cuernavaca, Mor., sede del antiguo Marte Morelos (equipo que ya habían desaparecido). Reflexionando en estos temas, tenemos que hacernos esta pregunta: ¿En qué lugares se practica el mejor futbol del planeta, sin importar el espectáculo, simplemente el futbol efectivo? En Europa y Sudamérica. La prueba está en que todos los campeones mundiales han salido de estas dos zonas. Nunca ha ganado la Copa del Mundo algún equipo africano, asiático, oceánico o concacafkiano (como suele decir Roberto Gómez Junco). ¿Por qué? Porque no tienen las mismas reglas, no siguen los mismos formatos de competencia. Por ejemplo en la ex CONCACAF no tenemos liga de campeones. En México no tenemos torneo de copa (se dejó de jugar hace más de cinco años), el campeón no se define en el máximo de puntos, sino en una liguilla espectacular. NOTA: En México no se define al campéon por máximo de puntos desde 1970, año en que aparecieron las liguillas por el título. La compra-venta de equipos no existe en Europa. Siempre se respeta la justicia deportiva. Se respeta el ascenso y el descenso. En España ni siquiera le perdonaron la vida al gran Atlético de Madrid. No dijeron: “Vamos a comprar al ascenido Osasuna para desaparecerlo y convertirlo en el Atlético de Madrid”; o en Italia no dijeron: “Vamos a hacer una promoción por el no descenso para que la liga italiana aumente de 18 a 20 equipos, y que el Nápoles dispute una promoción con un equipo de la Serie B para que no descienda”. Por el momento la gente de Irapuato se encuentra triste y desconsolada, pues ya no existen los Freseros. De nada sirvió que ascendieran hace poco. Otros están enojados y encendidos por lo que ocasionó el Grupo Pegaso. Desafortunadamente para la FEMEXFUT es legal lo que hicieron estos señores. No se les puede acusar de algún delito; el traspaso de la franquicia de Irapuato a Veracruz es totalmente legal. Pero si se analiza con el ojo de la justicia, lo ideal habría sido que el Veracruz, que resultó campeón de la Primera “A” hubiera esperado seis meses para ver si ascendía por méritos deportivos. No cabe duda que el futbol mexicano está empeorando por el efecto de la comercialización a gran escala. Que no nos extrañe que en algún momento eliminen el ascenso y el descenso. Lo cierto es que a la FIFA no le gusta para nada lo que está sucediendo y tomarán medidas contra el futbol mexicano, principalmente porque los federativos se niegan a abolir el draft. ¿Qué sucederá con nuestro futbol? Por el momento esperemos el próximo Torneo de Verano 2002 y el tiempo lo dirá. *Fuente: “El Pequeño Larousse en color”. 1997.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas