Aficionados confundidos

No acaba de pasar mucho tiempo, cuando ya nos informan de otros cambios más en la división de ascenso. Ahora resulta que el Toros Neza ha desaparecido, así nomás, espontáneamente, como por arte de...

No acaba de pasar mucho tiempo, cuando ya nos informan de otros cambios más en la división de ascenso. Ahora resulta que el Toros Neza ha desaparecido, así nomás, espontáneamente, como por arte de magia. Dicen las versiones que han salido a la luz pública que el ex equipo de Ciudad Nezahualcóyotl será trasladado a Guadalupe, Nuevo León, un suburbio de Monterrey. Los Gallos de Aguascalientes fueron comprados por el Guadalajara, y el equipo se va de la ciudad, así tan rápido. ¿Le pidieron permiso a la afición? La respuesta es obvia. Las directivos que gustan de hacer este tipo de movimientos no se ponen a pensar en cuáles serán las repercusiones a largo plazo en la afición. Veamos. Los aficionados, la gente que va al estadio, es lo que le da vida a los equipos de futbol. Con el paso del tiempo, el aficionado le tendrá cariño a ese equipo, y probablemente ese sentimiento se transmita de generación a generación; porque los hijos se acostumbran a ir al estadio todos los juegos, si así lo hacen sus padres; después los niños también llegan a tener el mismo cariño que tienen los padres a su equipo de futbol favorito; se contagia ese sentimiento porque los hijos imitan todo lo que hacen los padres. Y sin los aficionados, el futbol no existiría. El futbol es un deporte que mueve a multitudes. Es capaz de crear grandes sentimientos: alegría, tristeza o violencia. El futbol es capaz de mover a naciones enteras; por ejemplo en un Mundial, como ahora lo estamos constatando. ¿Entonces qué sucede cuando los directivos, o los dueños, los encargados de administrar un equipo de futbol, abusan de la afición? Los resultados son fatales. El aficionado ya no tendrá fe en su equipo. Verá la cara oscura de este deporte: la cruda realidad de que el futbol es un negocio; simplemente un negocio, así de vacío. Cuando el aficionado está entusiasmado, metido con su equipo, y aparte su equipo está jugando bien, todo parece que es un juego limpio, un deporte. El aficionado deja salir toda su pasión, todo su fervor, cuando grita el gol. En esos momentos nadie piensa en la realidad actual de este deporte: ya no se juega por “amor a la camiseta”, sino por dinero. Y si lo vemos de este modo, al futbolista se le paga, se le da dinero, a cambio de que juegue al futbol. Desafortunadamente, ya nos estamos acostumbrando a la volatilidad y fragilidad del futbol mexicano. Cada nuevo torneo nos enteramos que “x” equipo cambia de sede y ahora se va a “x” ciudad; que “x” equipo ya no se llama así, que ahora se llama “x”. ¿Qué va a pasar con tanto cambio? No quiero pronunciar vaticinios fatales, pero va a llegar el momento en que la afición se va a enfadar, se va a hartar. Esto sucederá hasta que haya un cambio que trastorne a toda, o a la mayoría de la afición mexicana. Por ejemplo que las Chivas o el América fueran cambiados de sede. Por el momento es triste lo que han tenido que sufrir las aficiones de Colima, Tampico, Cd. Madero, Aguascalientes, Zitácuaro, Mérida, La Piedad, Irapuato, Veracruz, Cd. Nezahualcóyotl y Veracruz, los casos más recientes (un caso fuera de lo común: dos equipos con el mismo nombre; ¿a cuál irle?). Sirva de consuelo para los de Neza, que al parecer, el Atlante se mudará al Neza 86. Pero de seguro no le parecerá bien a la mayoría de los aficionados nezatlenses. Lo ideal sería que se nombrara algo así como un Consejo de Aficionados que tuviera voz y voto en la FEMEXFUT. Así se impediría que los aficionados sufrieran abusos por parte de los directivos. Al fin y al cabo, los directivos no se ponen a pensar que los que generan todas las ganancias son los aficionados que acuden al estadio para apoyar a su equipo favorito. Pero mientras esto no suceda, todo seguirá igual: los aficionados seguirán confundidos, seguirán los cambios en las sedes de los equipos, seguirán los cambios de nombre; grupos fuertes, como Pegaso y Televisa seguirán aprovechándose de la afición mexicana.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas