El dilema de los dos Tiburones

El Veracruz de la Primera “A”, bajo el mando de Juan Alvarado, logró el ascenso a la Primera División, venciendo al León 3-1. El equipo de los Zermeño no tenía nada que hacer en la promoción....

El Veracruz de la Primera “A”, bajo el mando de Juan Alvarado, logró el ascenso a la Primera División, venciendo al León 3-1. El equipo de los Zermeño no tenía nada que hacer en la promoción. Curiosamente el dueño del equipo leonés se había jactado de que su equipo, el León, vencería con facilidad a cualquier cuadro de la Primera “A”. Decía que era un hecho que el León no descendería, que ganarían la promoción, o de plano comprarían al equipo que ascendiera. Afortunadamente, para el bien del futbol mexicano, no sucedió nada de lo que dijo este alocado y despampanante personaje. Su equipo mediocre no tenía nada que hacer en el máximo circuito y se ganó su merecido descenso, con toda justicia. Pero no todo es felicidad en Veracruz. El ascenso del Veracruz significa que habrá dos equipos en el puerto a la vez jugando en el máximo circuito. ¿Qué hacer en vista de tal circunstancia? Por un lado tenemos al equipo que anteriormente eran los Freseros de Irapuato y que se convirtió en Veracruz por caprichos del grupo Pegaso. Al principio la afición jarocha no se acostumbraba a la presencia del nuevo Veracruz, pues estaba acostumbrada a seguir al equipo de Primera “A”. Lentamente la afición fue abandonando al original Veracruz de la Primera “A”, que había sido campeón del torneo de invierno. La gente ya no iba al estadio y las consecuencias comenzaron a aflorar. El Veracruz de la Primera “A” terminó en el último lugar de la tabla general y jugaría con serias dudas la final de ascenso ante el San Luis. La final de ascenso se perdió y tendrían una nueva oportunidad ante el León. Y aquel Veracruz olvidado por la afición resultó el merecedor del ascenso. Los directivos veracruzanos manejaron varias opciones para solucionar el dilema de los dos equipos. Aun antes de que el Veracruz ascendiera ya se especulaba sobre su futuro. Primero se había manejado la posibilidad de que el equipo se mudara a Orizaba. Hasta se habló de ciertos arreglos que se habían hecho con el municipio. Se dijo que Orizaba merecía futbol profesional porque fue uno de los lugares donde nació el futbol en México. Pero después casi se descartaría la opción. Recientemente se empezó a manejar la opción de que el recién ascendido Veracruz se convirtiera en La Piedad, con eso de que los Reboceros se fueron a Querétaro. Otros pocos se atrevieron a predecir que Roberto Zermeño, dueño del León compraría al Veracruz, y que la promoción era una farsa. Es poco probable que esto último suceda. Por el momento, la opción que más manejan los directivos es que el Veracruz ascendido se quede en el puerto, porque es el más representativo. El otro equipo que ya estaba en Primera División; es decir, el Irapuato trasladado a Veracruz, se mudará probablemente a Orizaba, para que esta ciudad cuente con Primera División. En vísperas mundialistas todo mundo anda concentrado con lo que sucede en el Mundial con la selección. Pero hacemos bien en recordar temas del futbol local. Recordemos que se harán muchos cambios en nuestro futbol para el siguiente torneo. Algunos equipos desaparecerán y otros emergerán. Así es nuestro futbol. La liga mexicana todavía no tiene la seriedad de las grandes ligas europeas. Sólo en México suceden este tipo de cosas. Sólo en México puede haber dos equipos en Primera División con el mismo nombre, con el mismo uniforme, en la misma ciudad. En fin, ¡qué dilemas!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas