Lo mejor de la jornada 17 de Primera “A”

“Cuando no hay nada que perder”

“Cuando no hay nada que perder” Todavía no sabemos por qué sucede eso, pero suele pasar que los equipos que ya están eliminados, que no tienen nada que perder, dan unos partidazos cuando nadie se lo espera. Pero nos preguntamos: “¿Por qué no jugaron así antes?” Imagínese lo que hubiera pasado. Tal vez esos equipos que hoy vemos en el sótano estuvieran peleando un lugar en la liguilla, por lo menos a la recalificación. Porque algunos de estos equipos iniciaron bien, pero se cayeron ya entrando en el torneo. Un equipo único es el Potros DF. Al inicio de la temporada jugaban en una cancha sin tribunas, en un lugar tranquilo, aunque sí podían entrar parientes, compadres y alguno que otro colado. Pero empezó a surgir la polémica de que si debía haber algún equipo que jugara sin afición. Los inteligentes dueños del equipo defeño tenían que inventar algo para dejar de llamar la atención. Entonces fue cuando se les ocurrió que en vez de que el Potros DF jugara en un estadio vacío jugaran en un pequeño estadio que en la práctica estaría semivacío. Y allá fueron a parar los pobrecitos jugadores del Potros DF, a un pequeño estadio de Naucalpan, en el estado de México. A otro estado fueron a dar (deberían de cambiarle el nombre a “Potros Naucalpan”). Y en lo que se acostumbró el equipo a la nueva cancha pasó la temporada, no se dieron los resultados y los Potros quedaron eliminados. Pero quién iba a decir que ya eliminados darían un buen juego y ganarían 3-0 a un equipo urgido de puntos. Las víctimas fueron los Alacranes de Durango, que pelean la calificación en el grupo 3. Cuánto ha de estar llorando el Durango en estos momentos. Por lo menos un punto era necesario para ir a la par con el Yucatán y el Oaxaca en el grupo 3. Pero con esa terrible derrota los duranguenses se complican la calificación, ya que al Yucatán le quedan tres partidos por disputar, mientras que Irapuato casi ya aseguró su lugar y Oaxaca anda en eso. Todo por culpa de un equipo que estaba eliminado. ¿Quién iba a decir? Esperemos que hayan aprendido la lección de que un equipo por eliminado que esté, todavía es peligroso. El mérito de mejor equipo de la semana es para el Potros DF. Por otra parte, en el Cihuatlán-León hay muchas cosas que contar, empezando por las críticas al árbitro Marco Rodríguez, como siempre haciendo de las suyas. ¿Hasta cuándo cambiará este señor? Pero la Federación es muy terca, al seguir poniendo a esa clase de árbitros en partidos que no deben estar. En primer lugar, el Cihuatlán dio un buen partido. Pero todos sabemos que la afición de León es una de las más grandes en cantidad y viaja muy a menudo con su equipo. Así es que los leoneses se hicieron sentir en Cihuatlán, pero el problema es que Cihuatlán también tiene su barra. Ambas porras se dieron de todo en lo que duró el partido. El Cihuatlán iba ganando 2-0 en el inicio del segundo tiempo, con goles de Jesús Medina y Diego Torres. Para eso ya habían expulsado al temperamental Carlos Reinoso y después a César Márquez y a Ulises Delgado. Algo raro sucedió a eso de los minutos 60’s. Dos jugadores del León se lesionan (Cirilo Saucedo y Marco Ballesteros) o fingen estar lesionados. No sabemos si fue una estrategia de Reinoso para acabar el partido o si fueron en realidad lesiones, porque fueron muy sospechosas. Pero cuando los jugadores iban a ser atendidos, se desató una trifulca con las dos porras; la porra del León era la más violenta, pues aventaba piedras y cualquier objeto que tuvieran en la mano. Y, aprovechando la pausa del partido, un aficionado del León se mete a la cancha y empieza a correr con dirección a una de las porterías. Luego le siguen algunos aficionados del Cihuatlán, que invaden la cancha, y desde la tribuna empezaron a aventar los objetos. El León tenía 6 jugadores, ya se habían hecho los cambios y había dos jugadores lesionados. Marco Rodríguez suspendió el juego como al minuto 69. Todo el León protestó y mandaron una carta a la Federación, expresando su repudio hacia los hechos y hacia la actitud del árbitro. Aparte se enojaron porque Jimmy Goldsmith, presidente del Cihuatlán, le dijo algunas palabras al árbitro, terminado el partido. Así es que el Cihuatlán ganó de manera muy polémica 2-0. El Llanito, a pesar de las críticas de que es inseguro, se ha convertido en una cancha muy difícil. Realmente el Cihuatlán ha aprovechado muy bien sus partidos en casa. Si sigue la constante, el Cihuatlán estará en la liguilla. Por el momento los cihuatlenses se ubican en el segundo lugar del grupo 4, a un punto del líder, Correcaminos. Otro equipo que está a la alza es el Zacatepec. Derrotó 2-1 a las Cobras de Cd. Juárez, que siguen padeciendo escasez de puntos. Otra vez, como siempre, la estrella del partido fue Héctor Álvarez. Si el paraguayo Cardozo está imparable, metiendo goles en la Primera División, su homónimo en la Primera “A” es Héctor Álvarez. Ha anotado 22 goles y su más cercano perseguidor, el apagado Josías Ferreira, lleva 14. El Zacatepec ostenta la segunda mejor ofensiva de la liga y está como líder del grupo 2. Aquí tenemos otro ejemplo de un equipo que sabe manejar las condiciones de su cancha, pues el Coruco Díaz siempre ha sido temible por su pasto alto y el calor. También se jugó uno de esos partidos “donde no hay nada que perder”. El Orizaba enfrentó a los terribles Gavilanes. Como era de esperarse, los Albinegros consiguieron el triunfo 2-1. Y por onceava ocasión los Gavilanes sufren la derrota. El partido no fue tan polémico como el de Cihuatlán, pero hubo nada menos que ¡6 tarjetas rojas!, 4 para Gavilanes y 2 para Orizaba. Una tarjeta más para Gavilanes y el partido se hubiera terminado antes del tiempo reglamentario. Los dos equipos están eliminados y no tenían nada que perder, menos el Gavilanes, que tiene todo por perder. ¿Alguna vez ganarán los Gavilanes? Otras novedades son que el Mexiquense ya está eliminado al haber empatado 2-2 con el Irapuato y La Piedad está calificado, con el punto sacado en el 10 de Diciembre, contra el Cruz Azul Hidalgo. Los Reboceros son los primeros calificados. A punto de quedar eliminado está el Cruz Azul Hidalgo, que necesita prácticamente un milagro para lograr el pase. Necesita vencer al León, que a su vez ocupa también los tres puntos para rebasar a las Cobras.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas