Caballero es el Huracán

"Después de tantos años de esa luz tan brillante, intensa y constante, veo ahora con tristeza y desencanto que poco a poco ha empezado a parpadear, los lapsos entre un parpadeo y otro son cada vez...

"Después de tantos años de esa luz tan brillante, intensa y constante, veo ahora con tristeza y desencanto que poco a poco ha empezado a parpadear, los lapsos entre un parpadeo y otro son cada vez más prolongados, pero  cada parpadeo, corto o largo, sigue teniendo la misma brillantez e intensidad".

No sé qué lo determina, no sé quién integra la comitiva que dictamina este tipo de cosas. Lastras, León Chávez, Fuente, R. Goméz, Iturralde, Reyna , etc... tuvieron suficientes méritos como para ganarse la distinción que tienen. Gabriel también califica a mi entender, algunos de éstos no son ex futbolistas pero sí fueron trascendentales en  sus respectivos equipos y/o ciudades, tonto sería yo si esto fuera una petición o cruzada para un  cambio en el nombre del Estadio Hidalgo, en veinte o treinta años podríamos debatir al respecto cuando la época de oro del club Tuzo se vea desde otra perspectiva y se analice la verdadera relevancia de este personaje, hoy sólo es, honor a quien honor merece.

Santos y Pachuca antes de él, eran  probablemente dos de los equipos más desangelados y sosos en el futbol mexicano. El imperio Tuzo lleva en cada ladrillo, gotas de sudor y sangre de Gabriel, todas y cada una de las medallas, trofeos y estrellas en el escudo han sido tocadas por él, seguramente el último "8" en la camiseta de Pachuca.

Ahora, cada vez que juega siento como cuando me pongo mi mejor traje, siempre hace verme bien, es una satisfacción y un lujo utilizarlo, pero me preocupo de que se manche o rompa, no me refiero sólo al temor de que Gabriel se lesione, es inherente al futbolista de cualquier edad, el temor es que tenga una desafortunada actuación (inherente también a todo futbolista) y no pueda ya reivindicarse, así es este deporte, recordamos sólo las últimas apariciones, entonces, una carrera intachable y llena de triunfos puede llegar a ser opacada por esta situación.

¿Por qué Gabriel está totalmente en otra categoría muy por encima de todos los demás? Desde mi punto de vista, los jugadores extraordinarios no son aquellos que estadísticamente sobresalen de los demás (independientemente que aplique también en Caballero) o los que realizan goles espectaculares, para mí son los que en los momentos complicados de cualquier juego aparecen donde los demás se esconden, nunca son comparsa y esperan a que alguien más les resuelva el problema, en esos momentos la casta y calidad de jugadores como él, aparecen los que marcan diferencia bajo cualquier circunstancia.

Dos goles en la Final contra Necaxa jugando él en Santos de Torreón que significaron el campeonato, cuando Pachuca subía y bajaba del máximo circuito, Gabriel apareció en el último partido frente a Santos para ese 1-0 que aseguraba la permanencia definitiva en Primera Division; el gol en el Repechaje contra Morelia (el primero antes del de Bernal) para luego conseguir el primer campeonato tuzo, además, dos de los tres goles de Glaría en la Final fueron pases de Caballero.

El gol más importante en la historia del club y probablemente de todos los clubes de México a nivel internacional hasta ahora, lo hizo el frente al Colo-Colo en la Final de la Sudamericana, su festejo es inmortal ya para todo enamorado tuzo. Como esos goles, innumerables.   Entrenador desde hace algunos años dentro del campo, su claridad y lectura de juego han hecho que más de un compañero tenga cabida en la Selección Nacional, iniciando es invaluable, no haciéndolo es todavía más, con su jerarquía y peso dentro del club se pensaría que el entrenador corre riesgo de perder su puesto si él se lo propone por no ponerlo en los once titulares, totalmente lo contrario; Caballero en esta situación, Caballero en los dimes y diretes antes, durante y después del Mundial Corea-Japón, Caballero dentro de la cancha (una sola tarjeta roja en casi quinientos partidos en México), líder, ejemplo, pero sobre todas las cosas, amigo.

El Estadio Hidalgo, "Huracán" o Gabriel Caballero, no tiene el aforo suficiente para todos nosotros, los que queremos ver su último partido.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas