Todo tiene que ver con ganar

Si bien estoy de acuerdo en que la determinación de adquirir los servicios de Raúl Arias por parte de la Directiva de las Chivas no fue la adecuada, no comparto los comentarios generalizados.

Si bien estoy de acuerdo en que la determinación de adquirir los servicios de Raúl Arias por parte de la Directiva de las Chivas no fue la adecuada, no comparto los comentarios generalizados de que se va por su propuesta futbolística.

El futbol hoy en día se basa en orden, orden y orden, Arias representa de manera sobresaliente la escuela Lapuentista, máximo exponente en este renglón, y si volteamos un poquito hacia atrás, claramente veremos que es la más exitosa en los últimos años, de ninguna manera la más espectacular, pero sí con más logros.

Citamos hace un tiempo las palabras de Lapuente, "yo no quiero la pelota todo el tiempo, pero cuando la tenga seré realmente peligroso", para eso debes tener jugadores desequilibrantes, jugadores que tengan la capacidad de, por sí solos, definir un partido, caso concreto de Basay, Luis Hernández, "Ratón" Zárate o el "Cuau" mismo, jugadores que llegaron hasta donde llegaron de la mano de Manolo Lapuente.

Sin entrar en detalles respecto a los esquemas y parados tácticos, la intención de Raúl Arias es la misma que el 80 por ciento de los equipos europeos; sí, el futbol de primer mundo juega a esperar ordenados y sin cometer errores para después desdoblar a máxima velocidad, con los "leones" que tienen al ataque te definen el partido en un segundo.

Seguimos pidiéndole a nuestro futbol algo inoperante para competencias y futboles internacionales, después nos quejamos porque no competimos realmente en Mundiales y demás.

Estados Unidos está tan cerquita ya de nosotros porque crece a la par de las exigencias mundiales futbolisticas, no porque tengan siquiera medianamente nuestra calidad individual. Aguirre compuso una inminente tragedia con base en eso, orden, orden y orden.

De la Torre, Carrillo, Luis Fernando, Ferretti, Lapuente, Vucetich, claramente Arias, basan su funcionamiento en esto mismo, el orden, revisemos las estrellitas conseguidas por este puñado de entrenadores en los últimos años.

Mi intención no es defender o criticar la salida de Arias del Rebaño, más bien es aclarar el porqué de su salida, no tiene nada que ver con su propuesta, el éxito de los entrenadores se basa siempre en resultados, ya comentado por mi persona unos meses atrás, el mentado perfil que se busca en los entrenadores es, que gane todos los fines de semana, ¿a qué perfil se refieren realmente? Ganar, de eso se trata, ganar ¿o dos victorias más de Raúl no marcarían diferencia? ¿ahora no se comentaría la buena elección por parte de la Directiva en traerlo?

El orden, además, no sólo tiene que ver con la cuestión cancha, empieza desde cómo acomodan los coches en el estacionamiento, la venta de boletos y horas de riego en los campos de entrenamiento, el funcionamiento de las directivas y entrenadores son el reflejo de la productividad de los jugadores y obviamente viceversa. Bestiales las declaraciones de Aarón Galindo y Marco Fabián respecto a sus entrenadores pasados (hablando de Chivas) o los berrinches y rabietas de Reyna y Esqueda (América) cada vez que salen de cambio.

Las exigencias que el futbol demanda para estar vigentes son exactamente las premisas utilizadas por Arias en Chivas, lamentablemente para él, no estuvieron acompañadas con victorias, porque es eso, y nada más que eso: Ganar.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas