'Pedo no vale'

'Somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestro silencio', me encanta vivir regido bajo esta poderosa frase y no es que no diga estupideces de vez en cuando.

"Somos esclavos de nuestras palabras y dueños de nuestro silencio", me encanta vivir regido bajo esta poderosa frase y no es que no diga estupideces de vez en cuando (más en cuando que de vez), sino que después de decir o hacer cualquier cosa, se asume toda la responsabilidad y sus consecuencias, pase lo que pase, "a lo hecho, pecho". Sé que es de humanos reconocer y disculparse, pero sé que es más de humanos afrontar y refrendar cada palabra dicha, en el caso del "Vasco" y sus declaraciones, el fondo está claro, la forma está "pa' miarla" y ninguna justificación vale, sólo por ahí la que hemos utilizado más de una vez la mayoría de nosotros... "¡Pedo no vale!", sin saber en qué estado Aguirre dijo lo que dijo su mejor opción era ésa, y por el bien de todos vamos a decir que fue así y a "otra cosa mariposa". Y es que, ¿cuántas veces hemos hecho o dicho alguna guarrada con dos o tres "cheves" de más?, desde coquetearle y sacar del antro a él/la menos agraciado/a hasta bailar la "quebradita" en el techo del coche andando; desde "tirarle" la onda a la novia/o del mejor amigo/a hasta encuerarte en pleno bar echándote un "hidalgo"; cientos de cosas más nada dignas de platicar también. Obviamente esta frase tiene límites y un número determinado de veces para utilizarse, el hecho de hacer o decir tal o cual cosa no lo justifica, se entiende y se trata de pasar por alto, siempre asumiendo que todos somos imperfectos y estamos expuestos a hacer algo así, también queriendo ver el lado chusco de las cosas, citando por enésima vez a don Roberto Gómez Bolanos, "tómalo por el lado amable". No hay forma de justificar lo dicho por Javier, tampoco hay forma de que yo quiera hacerlo, a mí, como a la mayoría de ustedes, sus palabras me hirieron, pero siendo honestos, ¿quién de nosotros no ha dicho algo así con consecuencias parecidas?, arroje la primera piedra si es Usted. Lo más importante del caso es que NADIE, nadie está por encima de un grupo y sus objetivos, ni siquiera su entrenador, y hablo de que el grupo en este caso somos nosotros, los 100 millones y pelo de mexicanos que calificamos a Sudáfrica sudando la gota gorda, que tenemos esperanzas de cambiar nuestra historia de una buena vez, vivir el día en que levantemos la Copa del Mundo y contárselo a nuestros nietos, porque los antecedentes, nuestros fracasos y éxitos no cuentan, terminan y empiezan en un segundo, como dice mi carnal Diego, "para un hombre determinado, todos los días son primero de enero". Todos los puntos de vista cuentan, las charlas de futbol más interesantes que he tenido han sido con personas que me encuentro en la calle que han vivido este deporte con intensidad toda su vida y han sido siempre espectadores, los que tienen su perspectiva bien clara independientemente de las sugerencias, en muchos casos estúpidas, de nosotros, los que tenemos la enorme fortuna de publicar nuestros "piensos", a ustedes son a los que convoco para dejar a un lado los morbos y apoyar con todo hoy, no escupir pa' arriba pues. En esta editorial escribí y cité frases y autores "célebres" por todos lados, no me queda más que terminar con la más nuestra de todas... Arriba y "¡VIVA MÉXICO CABRONES!" Por enésima vez perdonen ustedes lo soez en que me manifiesto pero no me la sé diferente. Gracias.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas