Tendencia vs. ineptitud

¿A quién no le ha pasado que en el supermercado la cajera te da cambio de menos y al decirle te ofrece una disculpa porque no se fijó? o cuando damos una vuelta prohibida y nos para el tránsito...

¿A quién no le ha pasado que en el supermercado la cajera te da cambio de menos y al decirle te ofrece una disculpa porque no se fijó? o cuando damos una vuelta prohibida y nos para el de tránsito, ¿quién no le ha dicho, "no sabía"? Siempre el ser ineptos, distraídos o incapaces nos excusa de toda culpa, por lo menos malintencionada.

Claro que siempre será mejor o "menos peor", que un árbitro sea inepto a tendencioso, pero en realidad es preocupante que quien dirige no tenga la suficiente preparación para tal tarea. Todos los equipos están expuestos a perder partidos porque a cualquier "hijo de vecino" que sople más o menos fuerte y corra sus famosas diagonales adecuadamente, se le otorge tan importante responsabilidad.

La preparación de un árbitro pasa por muchas más cosas que sólo correr mucho, las tendencias que toma determinado nazareno en un partido pasan el 99 por ciento de las veces por una "vendetta" hacia algún jugador, ya sea porque le mentó la madre o porque se rió de él, porque lo vio feo o simplemente porque no lo saludó. La verdadera capacidad de un árbitro se mide en la manera en que es imparcial pase lo que pase y le pese a quien le pese, y por supuesto que es imperativo que no nos sigamos escudando en el "se equivocó" como si fuera la absolución inmediata e infalible.

De esto, y por esto, después sacamos conclusiones erróneas, pensamos que el árbitro ha sido comprado por determinado equipo si se equivoca o se "cobra" alguna actitud de un jugador, no pedimos perfección, sólo excelencia en su trabajo, que su capacidad esté a la par de la que exigimos a los jugadores.

Estas observaciones van para todos y para nadie en particular, desde el primer árbitro hasta el responsable de su capacitación, el famoso criterio y su aplicación, la preparación psicológica y académica por supuesto, no puedes pedir respeto si te comunicas con mentadas o con "haigas" y "dijistes", es muy difícil que algún jugador se exaspere o indigne si se le habla con propiedad, no lo exenta pero sí lo complica.

Independientemente de que la característica más importante es la honestidad en este difícil trabajo, tendrá que ir de la mano de muchísimos otros factores, conocer el "juego" y cómo rueda la pelota es determinante, las intenciones y su interpretación, el manejo de entornos y lo más importante, aplicar criterios al filo del reglamento y hasta en algunos casos por encima de él.

Válidos son todos los cuestionamientos que vendrán al yo decir que el mismo árbitro debe en algunas ocasiones interpretar y decidir algo que se contrapone al reglamento mismo, si lo ejemplifico será más fácil de explicar, si en un partido ya definido (4-0 por ejemplo), el árbitro no compensa el tiempo perdido para evitar "entradas" ásperas y malintencionadas, lo hace porque conoce el juego y sabe que es lo más sensato. U otro ejemplo, que en determinada jugada marque un penal dudoso que no influya en el resultado y también evite represalias del equipo perdedor hacia los contrarios, hará interpretaciones erradas del reglamento pero correctas para el desarrollo del partido y las características del mismo.

Sólo un árbitro inteligente y capaz puede ir en contra de las reglas mismas dependiendo de las circunstancias y siempre en beneficio de ese juego en particular, no puedes aplicar el reglamento letra por letra y mucho menos desconocer a él o al futbol desde todas sus perspectivas, porque aunque no lo parezca, la visión e interpretación de nosotros los aficionados debería ser también valorada en cualquier encuentro, si nosotros influimos en los jugadores imagínense lo que pesamos en los árbitros. Ser corrupto o parcial es la mayor preocupación que tenemos todos cuando hablamos de arbitraje, digno es de valorar también lo aptos y capacitados que son, no sirve de nada ser incorruptible si no se es adecuado y capaz.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas