Gritos sin rostro

Como usualmente declaran entrenadores y jugadores, 'los aficionados tienen derecho a opinar y si no estamos jugando bien, pagaron su boleto para mostrar su inconformidad', estoy totalmente de acuerdo.

Como usualmente declaran entrenadores y jugadores, "los aficionados tienen derecho a opinar, y si no estamos jugando bien, pagaron su boleto para mostrar su inconformidad", estoy total y absolutamente de acuerdo con estas líneas básicas e infaltables en el futbolista, creo que por lo menos una vez lo han dicho todos y cada uno de los jugadores. Cualquiera con boleto en mano tiene el derecho de dar su punto de vista en ese lugar, en donde tuvo que pagar para poder entrar, hasta ahí llegan los cientos o miles de pesos que pagaste por esa entrada, las palabras que digas y lo que conlleven son otra cosa, el derecho a opinar no te da inmunidad o te vuelve intocable. Por supuesto que como figura pública, uno está acostumbrado a hacer oídos sordos en muchísimas ocasiones, pero no porque asuma que quien se lo dijo compró el "combo" de asiento, cheve, tres "chinga tu madre" y 10 "eres un pendejo" , sino porque son voces y gritos sin rostro, separadas y protegidas por una reja y 100 cámaras. Sin querer defender a nada ni a nadie, doy como ejemplo esto, tú al tomar un taxi y pagar, tienes el derecho de decirle al conductor por donde irse, pero si le dices "eres un p...., cómo te vas por ahí, chi.....", atente a las consecuencias. Todos tenemos un "punto de quiebra", todos alguna vez explotamos, nuestro umbral de tolerancia varía,  se ve todos los días en todos lados, un conductor se puede reír si le muestras "el dedo" y otro corretearte 10 kilómetros si sólo le "pitaste" una vez. En cierto equipo tuve de compañero a un jugador que una temporada atrás había tenido un torneo extraordinario, lamentablemente en ése no le habían salido las cosas bien, tanto que perdió la titularidad. Cada vez que se paraba a calentar, un grupo de "seguidores" se ponía justo a un lado sólo para joderlo todo el tiempo, después de soportarlo 5 ó 6 partidos no pudo más y organizó su "respuesta", habló con 8 ó 10 amigos del barrio para que lo confrontaran, sólo los volteó a ver y siguió calentando, les dieron hasta por debajo de la lengua (y es que para esas cosas a todos nos sobran amigos de la colonia, de la escuela o familiares además de un amplio presupuesto). En otra ocasión después de un partido salimos a comer unos compañeros y yo, en una de las mesas estaban unos aficionados que nos saludaron de buena manera, uno de mis compañeros que tampoco había tenido el mejor torneo nos decía que uno de éstos era el que continuamente le gritaba de todo, después de un rato se paró para reclamarle, éramos 4 más y apenas pudimos contenerlo. Jugar al futbol de ninguna manera te quita tu humanidad, ni las virtudes ni lo defectuoso que todos somos, cada palabra escuchada nos pide a gritos una respuesta, que generalmente no se puede dar porque es parte del "show",  porque el incógnito se cobija en la muchedumbre o por las represalias que derivarían. Siempre será entendible la frustración del verdadero aficionado y sus arrebatos ante situaciones adversas, imposible hacerles entender que así como a ellos a los jugadores les duele igual o peor este tipo de circunstancias y que si encima son insultados eventualmente reaccionarán de una u otra forma. Espero que mis puntos de vista no ofendan a nadie y que siempre se les tome con la intención que quiero, hablar derecho y sin tapujos de las situaciones y hechos desde la perspectiva del jugador, sin censuras, "códigos" o tonterías de ésas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas