'Winning isn`t everything, it's the only thing'

Analicemos nuevamente, crear, generar, proponer e incluso poseer el balón no garantizan en lo absoluto éxito, es más, el hacerlo muchas veces propicia justamente lo contrario.

Analicemos nuevamente, crear, generar, proponer e incluso poseer el balón no garantizan en lo absoluto el éxito, es más, el hacerlo muchas veces propicia justamente lo contrario.

Porque cualquiera puede correr rápido, saltar muy alto o chocar y ganar, me refiero a cualquier atleta, ahora cualquier individuo con grandes cualidades físicas tiene cabida en nuestro adorado deporte.

Comentaba hace unos meses que este Mundial probablemente seria para un nuevo Campeón, para un país que nunca lo ha sido, las tendencias lo indican porque la obligación de buscar el arco rival será siempre de los equipos de prosapia, los ex campeones, los exitosos históricamente. De esta manera, las escuadras bien paradas, los que no necesitan crear ni generar futbol tienen grandes posibilidades de triunfar, con un solo jugador arriba que los tome mal parados, un buen cobrador de pelota quieta o un larguirucho oportuno definirán cualquier encuentro.

La semana pasada pedía yo que contabilizaran la forma en que caen los goles allá en Sudáfrica, poníamos como número uno el balón parado, cualquier equipo tiene 4 ó 5 opciones de ese tipo por partido y prácticamente trabajan para eso (más del 60 por ciento de los goles caen de esta manera), en segundo lugar los contragolpes, evidentemente a espacios abiertos las posibilidades de éxito de algún jugador se maximizan, y obviamente si es contragolpe es porque no se tenía posesión del esférico. Como tercera opción estaba el disparo de media distancia que si bien es un gesto técnico fino, cualquiera puede darse el lujo de intentarlo sin mayores riesgos en caso de no hacerlo bien, a final de cuentas se termina la jugada y hay tiempo para volverse a ubicar, venían después los centros de tres cuartos de cancha o un poco más, estos centros son tan efectivos porque toman corriendo a los defensores hacia su portería y a los atacantes lanzados corriendo de frente, pero más importante aún, anula la responsabilidad de él ya casi extinto encare y desborde. Como última opción dejábamos al futbol puro y alegre, el "jogo bonito", los "driblings", las paredes, triangulaciones y desbordes.

Hoy más que nunca queda clarito que siempre será más fácil destruir que crear, que el orden está por encima de cualquier cosa y que las florituras con la pelota pasan a segundo o tercer término.

Juzgamos a Dunga por la propuesta, nos desquiciamos por el éxito de la mezquina Selección Italiana en el Mundial pasado, no nos explicamos como Alemania compite siempre o porque Estados Unidos nos gana dos de tres veces.

Podemos hacernos tontos un rato, podemos imaginar que el futbol que nos gusta se antepone a cualquier éxito, pero al final del día tenemos que reconocer lo que dijo Vince Lombardi, "winning isn't everything, it's the only thing" (ganar no es todo, es lo único).

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas