Sueña León

Punto y aparte lo realizado por los Panzas Verdes hasta ahora. Pocas veces puedes ver un equipo completamente convencido con una idea.

Punto y aparte lo realizado por los Panzas Verdes del Leon hasta ahora. Pocas veces puedes ver un equipo completamente convencido con una idea y que trabajen solidariamente todos y cada uno de sus integrantes. No sólo es el hecho de conocer de cabo a rabo a lo que juegan, es correr y sacrificarse por su compañero sin recriminaciones los 90 o más minutos. Sin duda la base es el liderazgo de su entrenador y el manejo de grupo, mano firme la de Matosas pero justa, de esos tipos de la "vieja escuela", franco, directo y en ocasiones hosco, pero honesto y coherente en actos y palabras, si te dice "vete a la mierda"  tienes que ir, por lo menos un ratito. Hablando de lo que busca y generalmente consigue León en sus maneras no es nada del otro mundo, no es un hilo negro por fin encontrado, máxima concentración en cada tarea a máxima intensidad, verticalidad y juego rápido, conciencia y compromiso hacia un objetivo, la salvación. Su parado es como el de la mayoría de los equipos, 4-4-2 que convierte dependiendo las circunstancias a un 4-2-3-1 (cierra a Montes al meter un volante más punzante por la banda, generalmente Loboa, que sustituye a alguno de los “nueves”), puede jugar con cinco atrás pero sólo en partidos rotos o para soportar un marcador en los últimos minutos. Profundiza por izquierda con Burbano y elabora por derecha con "Chapo" Montes, equilibra y regula con Vázquez, desencadena a la “bestia” Peña por el centro desde medio campo, pelota en los pies, cabeza arriba y siempre de frente a la portería, dos nueves que se complementan perfecto: Britos creciendo partido a partido con un extraordinario juego aéreo, y un Maz cerebral y  colaborador, con mas funciones que una navaja Suiza, para mi gusto y a pesar de no tener fortuna abajo de la portería, de los mejores nueves de este campeonato. Atrás dos centrales sin vergüenzas que difícilmente pierden algún mano a mano, situación que ocurre con mucha frecuencia por el ansia eterna del equipo por ofender, y dos laterales que van a 100 y regresan a 200. Jugar a "jugar" generalmente te brinda más satisfacciones que puntos pero lograr conjuntar esto (puntos y "jogo bonito") es el "santo grial" de todos los entrenadores. León, con su inminente calificación, podría hacer nuevamente historia si consigue la corona  y ascenso en torneos consecutivos, algo lejos todavía pero con posibilidades reales ya estando dentro de los ocho mejores al final del torneo.   No sé si les alcance, no se puede saber, un partido ya en finales cambia todo, pero lo propuesto por este equipo a pesar de sus agobios porcentuales le da una nueva sensación a la Liga, son cínicos, descarados y temerarios, juegan a tope y a lo mismo, no dependen de accidentes ni humores para sacar resultados. Sueña ahora León, sueña, porque la pesadilla termino para siempre. Con gusto estamos en contacto vía Twitter @gmascareno

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas