¿Dónde están?

 En el fútbol mexicano, al menos en los últimos torneos, y más en éste, se ha dado que cualquier equipo es capaz de ganar o perder frente a otro, no importando quien sea. Este hecho se puede tomar...

 En el fútbol mexicano, al menos en los últimos torneos, y más en éste, se ha dado que cualquier equipo es capaz de ganar o perder frente a otro, no importando quien sea. Este hecho se puede tomar de forma negativa y decir que existe mucha inconsistencia por parte de los dos “protagonistas” habituales y que esa sea la razón de que veamos a los tradicionales equipos en lo más profundo de la tabla. Nadie se puede imaginar al América o al campeón Pumas e incluso al  Cruz Azul en los últimos lugares, donde hoy se encuentran, sin embargo, hace ya tiempo que todos los partidos tienen su grado de dificultad. Existe otra visión de este hecho, consistente en que el torneo se ha vuelto más competitivo. Hoy en día, para empezar por un concepto, la preparación física entre el plantel mejor preparado y el que no es tan poca que se tiene que ser un experto para poder hacerla evidente. El equipo que afloje el ritmo de concentración empieza a hacerlo evidente; los contrarios lo aprovechan y sacan los puntos, no importando donde se juegue. No se diga en la parte estratégica. Ya no hay técnicos que lleguen y por la implementación de un sistema roben el torneo. Ahora se tiene que mostrar creatividad e inteligencia en cada partido. Los jugadores pueden hacer la diferencia, pero para que los futbolistas talentosos puedan tomar ventaja de su calidad no pueden darse el lujo de “dormirse en sus laureles”, por que el esfuerzo físico de los que no tienen talento como ellos  equilibra la batalla. Es cierto, algunas veces nuestro fútbol no es lo que parece. La competencia, siempre se dice, se hace interesante por el sistema y en gran parte es así, pero un aspecto importante es que no hay rival que no pueda ganar en cualquier cancha, y eso lo hace interesante. La comercialización de la competencia no es como en otros países: seguir a los equipos tradicionales, que siempre están en la punta y que rara vez pierden.  Aquí las cosas son distintas y eso les pone una dificultad a los que lucran con el deporte. Identificar al equipo será  el líder es casi imposible antes del torneo, situación que complica las negociaciones en los contratos publicitarios. Y es que ¿cómo podíamos saber que Jaguares sería líder general de un torneo? Esto es lo original de nuestro futbol y considero que a la larga  siempre será mejor tener un torneo competitivo entre todos que entre los de siempre.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas