Toros y Futbol, México y España

Antes que nada quiero agradecer y desear la mejor de las suertes a este portal, que seguro llegará muy lejos gracias al entusiasmo y esfuerzo de jóvenes empresarios Mexicanos, que con gran...

Antes que nada quiero agradecer y desear la mejor de las suertes a este portal, que seguro llegará muy lejos gracias al entusiasmo y esfuerzo de jóvenes empresarios Mexicanos, que con gran creatividad están lanzando al universo virtual este sitio futbolero, que seguro estoy será de gran interés e importancia para todos. Recordando aquel viaje, recuerdo a España, y recordando a España, me analizo y me siento afortunado al pertenecer a dos grandes culturas. Por mi sangre y la de mis pasados, soy español, del norte, más montañés o más asturiano, supongo que algo de Celta seguro. Pero por nacimiento, por ser nativo y habitante de estas tierras mexicanas, pues soy Mexicano. Me siento afortunado por mi biculturismo, que en mi país se hace indispensable, pues todos los mexicanos, tenemos algo que ver de la mezcla de esas dos grandes culturas. Gozo más que muchos españoles pues... Un asturiano no goza lo mismo que yo, el ver bailar sevillanas, la primera o la segunda igual da, no se si un Vasco disfrute de la Jota aragonesa, (de la música, la más española de todas), difícilmente un gallego goce una verónica, un derechazo o simplemente un natural en el silencio de La Maestranza. Y es que España no existe, pero de afuera, a los que llevamos algo de España, nos enseñaron a verla como si realmente existiera, eternamente unida y única. Ni Franco podría entender a España como a mí me enseñaron a sentirla. Sin embargo, soy Mexicano y soy muy Mexicano, disfruto el mariachi y el arpa con la marimba jarocha, la quebradita norteña y hasta las telecomedias de Televisa y ahora de TV Azteca. Hay que haber estado en la monumental Plaza México, para saber lo que es la presión del aficionado, que no en silencio como en La Maestranza y no reventando como en Las Ventas, pero sí con un grito imaginario, como el de DUERMES AL VELADOR MAS SUSPICAZ, o cuando el torero ya no puede con el animal, se oye un LLÉVALO AL SEGURO (IMSS), y la Plaza México no perdona, y cuando premia, lo hace como ninguna, como somos los mexicanos, cuando nos gusta algo, nos abrimos al cien por ciento y nuestra casa se hace su casa, y así sin más la tiramos por la ventana. Es difícil que alguien goce más que yo una faena de Ponce, el toro le sigue la muleta lentamente, pero nunca la toca, siempre está lo suficientemente cerca, pero nunca la toca, el maestro lo lleva con temple sin igual, tan templado que parece sencillo, tan lento que parece monótono, algunos dirían que siempre torea igual, que siempre hace lo mismo, y si, siempre torea igual, no importando el toro ni la plaza. Me gustan los toros y también el futbol, he estado en el Bernabeu, en una semifinal de la Copa de Europa, con el Real Madrid enfrentando al Bayern Munich, y con Hugo Sánchez jugando por nota, era su mejor época; pero disfruto al aficionado del Bernabeu o del Calderón, por exigente, por conocedor, por apasionado y por algunas cosas más. Disfruto también una porra del América o de las Chivas, desde los 60 con el Pelón Carmona en Ciudad Universitaria, hasta los palcos del Azteca, cantinas privadas de Bacardí con Coca Cola, y ahora de casado disfruto al estadio Corregidora, tumba de los equipos de primera, pero con mis tres hijos y mi esposa, voy seguro a ver a los Pumas como cuando iba a C.U. con mis padres. Aquí en México no exigimos como en España, pero gozamos de un buen túnel o un taconcito como nadie, además ya para el segundo tiempo, llevamos más cervecitas que antes y así todo parece mejor, y si nos gusta, pues les mentamos la madre, y si no les gusta, pues nos madreamos y qué. Mi equipo desde 1976 son los PUMAS, y no me equivoqué, sí se ven los números del equipo de esa época a la fecha, quizás el mejor, ahora sí se ve la cantidad de jugadores que han salido de los PUMAS, sin duda es el mejor equipo. Creo que algunas diferencias entre España y México, se deben a su bebida, el vino tinto, el de la Rioja o del Duero, da igual, es una bebida noble que te alegra y te da por cantarle a la mozuca soltera, al amor, al río o al campo, el Fino la Ina, te da por torear o decir una poesía de García Lorca. El tequila, te hace sentir hombre, agresivo y que tu las puedes, el ron de caña, tiene un resultado similar, pero es que tomado con Coca Cola y mucho hielo en estos climas cálidos no hay bebida igual. Y ya un poco con copas y agresivo, también te da por cantar, le cantas a la mujer, pero de ardido, a la que no te quiere, o a la que te mando a volar. Si estás en Veracruz a la orilla del mar, pues te pones filósofo, o alburero lo mismo da, pero cantas por lo menos una o quizás dos de Agustín Lara, poeta compositor sin igual, que conoció mejor MADRID, que muchos españoles, y parecía que todas las tardes en lugar de en la parroquia, estaba en chicote, si, en la mera Gran Vía. Y así como Agustín Lara, sintió España siendo mexicano, así yo la siento y la respeto, pero me veo, me tengo y me enorgullezco de ser MEXICANO. ¡QUE SEAN FELICES!

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas