Cuidado con los hijos de Sánchez

Por Memo Espejel,

Por Memo Espejel, Esta semana todo mundo va a hablar de los Pumas, de Chivas, Santos y Toluca. O en un determinado momento del resurgimiento de Pumas desde la llegada de Hugo Sánchez al equipo azul y oro de nuestra máxima casa de estudios; pero la forma en que se presentaron estos cuartos de final de este torneo creo que lo amerita. Quiero empezar por destacar, el tremendo resurgimiento de los Pumas universitarios. Desde que llegó Hugo Sánchez el cambio se nota desde la actitud y la aplicación de los jugadores en el campo. Pero lo que hay que destacar es la mística que ha vuelto a este equipo. En alguna otra ocasión mencionaba el por qué teníamos que esperarnos hasta las finales para ver futbol de altura. Los que vieron el primer tiempo del partido Necaxa-Pumas, ya sea por televisión o en el estadio, se darán cuenta a lo que mne refiero. Partidos con esa calidad, es lo que extrañamos en los torneos regulares (y en muchas ocasiones también en la selección). Sin saber lo que pasará más adelante y sin ser Puma, en lo personal me quedo con esos cuarenta y cinco minutos de ensueño. Al día siguiente comenté con varias personas que si el conjunto universitario jugaba así el resto de la liguilla ni el Toluca le gana. Encuentros de este tipo valen la pena hasta para pagar los boletos en la reventa (gracias por los boletos). En fin, este equipo merece llegar a la final, y si así sucede.....¡mucho cuidado con ellos! Los encuentros más parejos fueron los de Atlas-Chivas y Santos-Morelia. Aunque debo reconocer que no pude ver ninguno de la llave Santos-Morelia, pero los marcadores de ambos partidos así lo indican. Del clásico tapatío se dijo demasiado durante la semana, y si bien hubo buen futbol, para mi entender creo que no respondío a toda esa expectativa que se había creado. Que si había falta de respeto hacía una institución como el Guadalajara, que si el horario, que si Ferreti renunciaba, etc. Insistiría solo en dos cosas, creo que Atlas (a pesar de estar eliminado de la liguilla) será la sorpresa de este torneo junto con los Pumas de la UNAM. De las Chivas que se puede decir, podrá jugar mejor que cualquier equipo pero adolece de algo muy importante, "contundencia", de no conseguirla le puede pasar lo que al Puebla. Y hablando del equipo de Mejía Barón, ¡qué forma de arrastrar una camiseta de tradición como la del Puebla! No puede ser que un equipo no juegue para ganar ni siquiera de local. No entiendo como un entrenador puede mandar a su conjunto hacía atras, lo único que nos da a entender a los aficionados y lo que más demostró fue un gran miedo a atacar y/o a ser goleado (lo que a final de cuentas sucedió). Además, el Doctor Mejía Barón no ha visto una frente a los equipos de Enrique Meza. Recuerdo el 9-2 global entre Neza y Atlante, o el otro global de 6-1 cuando Meza ya estaba en Toluca (ambos de muy tristes recuerdos para su servidor). Un 9-0 global lo dice todo (y eso si no tomamos en cuenta el 5-0 del torneo regular). Por otro lado, la actuación mexicana en la Libertadores ha ido más allá de lo que muchos esperábamos. América va a Bolivia con una aparente cómoda ventaja que no es nada definitiva y menos a más de 3000 metros de altura. En cambio, Atlas (sin desear mal a nadie) ya tiene un pie fuera de este torneo. Remontar una desventaja de 2-0 en cancha ajena suena más que imposible, pero de todos modos hay que hacerles llegar nuestro apoyo a estos dos grandes conjuntos, suceda lo que suceda en Sudamérica. Quiero terminar esta columna con una frase a propósito de los cambios que se vienen entre las gentes de pantalón largo y dice así: "Ojalá que la profesionalización de los directivos no quede solo en promesa de candidato a la silla presidencial". Nos vemos la próxima semana ya con los dos equipos finalistas. No olviden que espero sus comentarios en espejel@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas