Un Clásico y una Renuncia

Por: MEMO ESPEJEL

Por: MEMO ESPEJEL Estimados lectores, este fin de semana tuvimos dos hechos de suma importancia. Primero quisiera mencionar el clásico del futbol mexicano entre Chivas y Aguilas. Los primeros demostraron lo que es querer salir del hoyo y de la mano de Jesús Bracamontes le pusieron un baile a un conjunto que la verdad no merece los siete puntos que lleva. El equipo tapatío siguió enseñando orden y aplicación como en sus dos partidos anteriores. Pero además mostraron cómo se debe jugar un partido de esta categoría. Estas son las Chivas que todo aficionado al futbol deseamos ver, no solo los seguidores rojiblancos. El América en cambio volvió a caer en esa displicencia que ha venido mostrando en este torneo. Un equipo en el que los jugadores parecen zombies, un equipo sin ambiciones, jugadores excelentemente bien pagados pero que al mismo tiempo les vale un reverendo cacahuate la camiseta y la afición para la que juegan; o por lo menos así parecieron demostrarlo. Jugadores vendidos a otros conjuntos, pero que son los que le ponen la enjundia, ahí tenemos el ejemplo de Isaac Terrazas con el Irapuato, enseñando de lo que es capaz (bueno, los autogoles cualquiera los puede meter). Si ustedes analizan fríamente y sin ningún tipo de apasionamiento lo que se vio en el clásico por parte de los de Coapa fueron once grandes troncos y no jugadores de futbol. Claro que uno se pasó de rosca, y me refiero al tan mentado "cantante" conocido en el barrio con el apelativo de Fabio. ¡Qué bárbaro! ¡Que forma de fallar!. A mi parecer el único que demostró la forma en que debe jugar un americanista fue Duilio Davino, lástima de su expulsión que sinceramente la merecía. A mi consideración lo mejor fueron dos cosas: el baile que le pusieron a los de Coapa sobre todo en el segundo tiempo y el entradón en el Azteca. La verdad muchos pensábamos que no se iba a llenar. Y lo peor fueron las pocas ganas de jugar de los integrantes del América y los hechos de violencia que se dieron posteriormente al encuentro y que protagonizaron pseudo aficionados seguidores de las Aguilas. Yo me pregunto ¿y la policía? Bien gracias, descansando como siempre. Una renuncia bien "pelona" A mitad de semana Manuel Lapuente presentó su renuncia al mando de la Selección Nacional. Todo suena bastante raro. Lo hace después de un triunfo. Lo hace cuando Rafael Lebrija no se encuentra en México. Lo hace faltando dos encuentros para terminar esta fase. A Pérez Teuffer lo traiciona el subconsciente y dice que será el próximo entrenador del América; aunque luego corrige diciendo que le gustaría tenerlo al mando de los emplumados. Unos dicen que se le debe de aceptar la renuncia de inmediato, otros que debe terminar hasta noviembre que es cuando enfrentan a Canadá de visitantes. Otros tantos ya ponen a Enrique Meza en el difícil trabajo de estratega nacional. A mitad de semana habrá una junta muy importante en la cual se decidirá el futuro de Lapuente al frente del seleccionado mexicano. Yo agregaría a Ricardo Lavolpe como un segundo candidato ya que toda su carrera como entrenador la ha hecho en México y creo que tiene los méritos suficientes, lástima que la gran mayoría le ponga un solo "pero", que es extranjero. En fin, esperaremos los sucesos de la semana para poder hacer nuestro acostumbrado comentario. A mitad de semana les presentaré un análisis de la violencia que ya se está manifestando de manera más abierta no solo en el futbol soccer sino también en el futbol americano colegial de nuestro país. BREVES FRASES Felices los que cobrarán las apuestas. Tristes los que tendrán que pagarlas. El volcán regiomontano explota de indignación. Bravo por el Irapuato. Atlante, el rey del empate, cosecha puntos y sigue de farol rojo. espejel@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas