El Show de Rodríguez

Por: MEMO ESPEJEL

Por: MEMO ESPEJEL Amigas y amigos, de por sí este torneo ha sido de los más irregulares para el arbitraje y en esta jornada de plano se llevaron las palmas. Y para no variar el que llevó la batuta en eso de regar la calzada fue Marco Rodríguez, que tuvo una desastrosa actuación sobre todo en el segundo tiempo del partido Tecos-Chivas. Por principio de cuentas es un señor que muestra mucho nerviosismo y el querer ser el protagonista del encuentro dan al traste con el espectáculo. Me recuerda un poco (más bien un bastante) a Bonifacio Nuñez por aquello del deseo ferviente de ser la estrella del show. Hay que reconocer que el penalty en contra del Guadalajara estuvo muy bien marcado, pero donde tuvo su falla garrafal fue donde marcó uno a favor de Chivas que todo mundo se dió cuenta que no era menos él. Vienen las reclamaciones por parte de Romano y como si Rodríguez estuviera en una carrera olímpica de 100 metros va hasta la banca de la UAG y bota del campo al entrenador de los emplumados (supongo que vió una seña obscena ó escuchó alguna mentada de madre) y para colmo también expulsa a uno de los jugadores universitarios, me imagino porque lo invitó de fea forma a tomar un café. Pienso que Marco Rodríguez tiene tres razones para su mal desempeño: 1) es muy nervioso, 2) cree que es el mejor y 3) que está en este trabajo a fuerza. Si esta última es la razón principal será mejor que se retire porque su mal ejemplo cunde entre sus compañeros de desventuras. Y si no me creen chequen el trabajo de Eduardo Brizio, que aunque menos desastroso, dejó de marcar un tiro penal que sí era. Otro partido a la misma altura fue el pitado en Celaya (tan buen trabajo que ni me acuerdo de su nombre) 45 faltas y 10 amonestados. Si en la Comisión de Arbitraje dieran un premio a quien marcara más faltas, amonestara y expulsara a más jugadores y entrenadores juren que la competencia estaría más reñida que el propio torneo de futbol. Atlante en vuelo sin escalas a la 1era "A" Los que de plano están pa´l perro son los del ¿equipo? del Atlante. Yo no sé si estaban jugando mejor con Rergis o es que Saporiti todavía no le encuentra la cuadratura al círculo. Y es que el no poderle ni siquiera sacar un mugroso empate a un conjunto con un hombre menos, solo nos pone a pensar en un equipo sin ganas de jugar, con jugadores que nada más piensan en sí mismos, que no tienen conciencia de lo que le están haciendo a una de las camisetas más añejas y queridas de nuestro futbol, además creo que solamente se están dedicando a hacer grilla dentro del equipo. Al término del partido J. A. García dijo a los reporteros que no se tomarían represalias contra sus elementos; yo coincido en que el tomar represalias suele salir contraproducente, pero también creo que es el momento de tomar ciertas medidas disciplinarias, mínimo bajarles el sueldo al 50% y si nos vamos mucho al extremo subir al Potros Marte y bajar a esta bola dizque de jugadores a la 1era "A" a ver si de esa forma reaccionan. La semana pasada me llegó un correo electrónico en el que un señor que formó un grupo de animación llamado PORRA WEB invitando a los atlantistas a asistir al encuentro, pero yo me pregunto ¿acaso con ese tipo de juegos y de jugadores la gente azulgrana va a querer asistir? Por lo menos yo estoy 100% seguro que no. ¿Qué pasa en el deporte de la UNAM? Sin estar adentro del deporte universitario opino que hay más grilla que atención al deporte dentro de la U.N.A.M. Tan sólo vean de agosto hacia acá. Un mal torneo que ha tenido el equipo de soccer, el sábado apenas pudo ganar al León. Aunque ya casi no se habla de ello creo que todo comenzó con la disputa entre Hugo Sánchez y el Ing. Jiménez Espriú, esto desgastó bastante al conjunto universitario además de la sangría (casi obligatoria) de jugadores para el actual torneo. Por lo menos los jugadores de soccer le ponen un poco más de ganas a sus juegos, pero los que de plano se pasan de no querer jugar, y sí de querer hacer grilla, son los de futbol americano que perdieron 39-7 ante las Aguilas Blancas del IPN. Lo penoso no es el marcador si no la forma en que los universitarios jugaron sin ganas, como que solo hicieron presencia en el estadio, como que no salieron con la mente muy clara de lo que estaban haciendo. Y después de muchos años, y miren que he asistido a muchos encuentros POLI-UNAM, por primera ocasión escuché que abuchearan a los Pumas al término de las dos mitades, pero la rechifla más sonora fue contra el cuerpo de entrenadores. En pocas palabras, ni siquiera a los Pumas de soccer los había visto jugar tan mal como a sus hermanos de institución. espejel@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas