De nuevo a la carga

Por: GUILLERMO ESPEJEL

Por: GUILLERMO ESPEJEL Señoras y señores, después de un breve descanso mental y físico (aún más breve) me encuentro de nuevo entre ustedes. Lo de descanso mental lo digo porque en verdad ya estaba hasta el gorro de oír y ver las mismas estupideces de cada semana, los mismos cuentos de que si el arbitraje está bien o mal, de que la secreción nacional todavía aún perdiendo se ponen dignos y lanzan un veto a todos los medios de comunicación, de la violencia que va creciendo en nuestro país (léase en todos niveles, ámbitos y estratos sociales). Pero, en fin, es nuestro país, nuestra sociedad y nuestro futbol. Desearía poder ser más explícito en algunos temas pero esta ocasión me enfocaré solo a dos. El ridículo conjunto que se hace llamar selección (así sin mayúscula porque juegan de forma minúscula) y la vergüenza de equipo (más minúsculo todavía) llamado Atlante. De la dizque selección, la neta están jugando peor que en el peor periodo de Manuel Lapuente. Con una sequía de goles que se acabó contra Colombia, pero lo que no se terminaron fueron las ridiculeces en la cancha. Cómo va a ser posible que después de ir ganando 2-0 y hasta con cierta facilidad a un conjunto colombiano y como por arte de magia les voltean la tortilla a los mexicanos perdiendo 3-2. Yo ya tenía varios encuentros que no los veía por televisión, pero me atreví a ver el México-Colombia y siendo sinceros esos veinte minutos si bien es cierto no fueron la gran maravilla, sí estuvieron algo agradables a la vista, lo que sucedió después estuvo para vomitar. Me dieron ganas de cambiarle de canal o de plano apagar la televisión, aunque algo me decía que por lo menos sacarían el empate pero lo que no han podido sacar es al buey de la barranca. Lo que sí colmo el plato fue la "sabia" decisión de los todavía más "sabios y sesudos" jugadores y brillantísimos dirigentes de ponerle un veto a toda la prensa solo por el hecho de criticar las malas actuaciones. Dejemos la opinión de la prensa y vayamos a la del público que paga un boleto, para esa gran masa de aficionados que va al estadio al llamado de los jilgueros televisivos, para esa crítica no pueden imponerle vetos (a menos que se juegue sin gente en las tribunas). Para su servidor esa es la mejor opinión de lo que pueda pasar en cualquier cancha y/o evento deportivo (o cualquiera que este sea). Pero de aquí también se quejan ladrando que ese grupo de gentes son manejados por los de la "tienda de enfrente". Vaya semejante pendejada. Solo como ejemplo la opinión de los asistentes al ¿clásico? joven, un sonoro abucheo. Hasta eso hubo críticas por parte de los comentaristas pero su servidor los sintió bastante tibios, como que tenían ganas de echar dos que tres frescas, pero el temor a ser regañados o corridos de la empresa les impidió darle mas "punch" a sus comentarios (aunque así también se portan con la selección). Dejemos este tema y pasemos a otro que por tener las mismas características sale junto con pegado. El tema es el otrora equipo del pueblo. Quiero partir de un comentario que hizo Ignacio Basaguren casi al finalizar el partido (ni yo me la creí cuando estaba viendo "ESO" llamado equipo) y dijo que cada vez se confirma que un equipo campeón no se hace a base de dinero para traer grandes figuras, en pocas palabras un campeón se hace con hombres no con nombres. Lamentablemente tengo que poner de nuevo el mismo ejemplo: José Manuel Abundis, entre lesiones y llamados al conjunto nacional no ha jugado ni el 40% de los minutos desde que llego a los azulgranas. Vueltas y cambios que da la vida, en Toluca se cansaba de hacer goles junto a Cardozo y en el Atlante de lo que no se ha cansado es de fallar, lesionarse y hacer puros ridículos. Ni se diga de Campos, mejor que se retire a su tierra y que le den la oportunidad a otras gentes con mas ganas de sobresalir. Cuando Félix Fernández era el inamovible en la portería de los Potros rara era la vez que tenía una mala actuación. Que la directiva y jugadores hagan caso a los gritos de la afición, que se den de Santos que el León tragó camote en Puebla, hagan cuentas que todavía están a una distancia bastante prudente, que les caiga el veinte de que están con un pie en la 1era "A", de que hay peligro de que muchos deserten a otros colores, que hagan conciencia de que no pueden pedir apoyo de la gente aficionada cuando no hay transmisión de emociones de la cancha hacia la tribuna; ya lo dije una vez el valor que tiene un boleto prefiero gastármelo en unas cervezas y una buena botana viendo el partido por tele (tengo varias opciones si me aburre el encuentro) que ir a asolearme a lo idiota y dilapidar 80 o 100 pesos y ver a 11 individuos que ganan una fortuna al mes y no desquitan el sueldo. Ojalá y se salven los Potros aunque si bajan seguiré siendo fiel a los colores. espejel@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas