España pasa cómoda sobre Israel

Por: IGNACIO BLANCO

Por: IGNACIO BLANCO El combinado español consiguió su segunda victoria en la fase de clasificación para el Mundial 2002 al imponerse a Israel por 2 goles a 0. Con este resultado el equipo de José Antonio Camacho se sitúa líder en solitario de su grupo con seis puntos en dos partidos. No convenció en exceso el juego de España, aún con la necesidad de generar plena confianza en la afición tras el mal papel realizado en la pasada Eurocopa. El dubitativo inicio de los españoles mostró poca claridad de ideas a la hora de generar jugadas de peligro ante una defensa que se mostró bien colocada y muy difícil de sorprender. Los balones largos de Helguera y Hierro junto con las internadas de Munitis y Mendieta por las bandas fueron las únicas opciones de España durante los primeros 20 minutos. El gol de España llegaría tras un control de Urzaiz de espalda a la portería que permitió la llegada de Gerard desde atrás para anotar el primer gol del partido y liberar así a los hombres de Camacho de la presión mostrada durante los primeros compases de partido. A partir del gol el equipo israelí puso de manifiesto todas sus carencias a la hora de trenzar ocasiones de gol, y esperó únicamente a aprovechar la calidad de Revivo en jugadas a balón parado. La segunda parte comenzó con la misma precipitación con la que jugaron ambos equipos durante el primer tiempo. Los contínuos fueras de juego en que incurría Urzaiz junto con la presión de Israel sobre el medio centro de España no hacían presagiar que en tan solo ocho minutos el resultado fuera ya de 2-0 después de que Hierro aprovechara el despeje de un saque de esquina. La fiesta se desató en la grada a partir del segundo gol, esta vez sí contagiando al combinado español que jugó mucho menos precipitado tocando más el balón en el centro del campo. Sin riesgos para su portería pero sin llegar a dominar tampoco el choque, España siguió volcando el juego ofensivo en los pelotazos de Hierro y la movilidad de Mendieta. Raúl, lejos de su mejor estado de forma, mandó dos remates a la madera. Tan solo el debut de Catanha, jugador de orígen brasileño recientemente nacionalizado español, avivó algo el partido que ya entonces era claramente de España. Victoria tan importante como obligada que sin duda dará aún más tranquilidad a los españoles de cara al encuentro que disputarán el próximo miércoles en Viena frente a Austria.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas