La Amarda Española

Por: IGNACIO BLANCO

Por: IGNACIO BLANCO ¿Qué pasa con un equipo español que hace unos años estaba en Segunda división y se ha deshecho en la UEFA de potentes escuadras alemanas o italianas? ¿Por qué ha estado a punto de repetirse una final en la Champions entre el Valencia y el Real Madrid? ¿Por qué ya ni Lazio, ni Inter, ni Liverpool, ni otros grandísimos equipos europeos parten ya no como favoritos, sino en clara desventaja ante la "Armada española"? El talonario italiano parece haber hecho definitivamente "crack" y sus escuadras ya no tienen la identidad propia del Calcio, sino que son ahora un verdadero amalgama de internacionalidades y de mercenarios que juegan año aquí, año allá, cambiando de camiseta en favor del mejor postor. Vieri, Almeyda o Verón, son ejemplos de una identidad difícil de encontrar en el campo; la especulación ha comido terreno al buen criterio futbolístico, y jugadores de dudosa calidad copan clubes de grandísimo prestigio e historia como el Milan o el Inter, acompañados por supuesto de superestrellas pero que ahora distan mucho de estar aportando nada positivo a sus equipos. España está viviendo su edad dorada prácticamente desde la instauración de la Ley Bosman (libre circulación de jugadores comunitarios); tras el boom inicial que produjo la nueva normativa, fueron los clubes españoles los que alcanzaron una mejor relación calidad-precio en la que prevalecieron criterios meramente futbolísticos por encima de todo; extranjero como sinónimo de calidad es un concepto en el que una delgada línea lo separa de mercenario caro y con menor aclimatación a un campeonato en el que uno “de la casa” podría rendir mucho más. Las estrellas de la Liga brillan mucho más que las del Calcio porque se ha instaurado una corriente en la que el baile de entrenadores o de fichajes que desvíen la atención de otras cuestiones ya no es nada habitual, y la continuidad ha sido una de las constantes que pueden haber llevado a clubes como Deportivo de la Coruña o Alavés a cotas tan altas sin apenas experiencia en competiciones europeas de tanto nivel. Mallorca, Valencia, Alavés, Real Madrid y Barcelona, son claros ejemplos de la presencia de los españoles en finales europeas en los últimos tiempos, mientras que asistimos al total declive de Italia, marcada por el ostracismo en el que se han sumido los “grandes” como la Juve, el Milan, o el irreconocible Inter, que temporada tras temporada buscan en el mercado de fichajes revolucionar el equipo y variar el rumbo actual, pero con escasa fortuna.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas