'Lupita Coraje'

'Todo se nubló y al final no supe de mí, sólo iba concentrada en terminar la prueba, hacía bastante calor, no sé lo que pasó', comentó Maria Guadalupe González, hoy Campeona panamericana.

"Todo se nubló y al final no supe de mí, sólo iba concentrada en terminar la prueba, hacía bastante calor, no sé lo que pasó", comentó Maria Guadalupe González, hoy Campeona panamericana en los juegos de Toronto 2015, en los 20 kilómetros caminata de la rama femenil.

A su llegada al aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, la estaban esperando sus familiares, reporteros y su entrenador Juan Hernández, quien horas antes repetía, en la entrevista, que, a María, desde que la conoció, ha tenido el carácter en los entrenamientos; "ahí saca el coraje de entre sus compañeros".

"Hace dos años que estoy con ella y desde que ingresó conmigo, a los entrenamientos, supe que había en ella lo que es difícil encontrar en los atletas y es el coraje para lograr sus metas", asentó Juan Hernández, quien ya sabe de los frutos del deporte internacional, anteriormente, con Graciela Mendoza (hoy entrenadora de niños talento en el Comité Olímpico Mexicano), quien fue, igualmente, Campeona Panamericana y centroamericana.

Y la experiencia se confirma nuevamente. Sin embargo, su rostro ya cansado y fatigado habla de las vicisitudes que le llevó a un logro más en su carrera deportiva como entrenador. "Lupita es disciplinada y tiene casta de Campeona”, con su voz pasmada y enervada, mencionó que es hoy de cambiar estrategias de entrenamiento, pues “los Juegos Olímpicos están a la vuelta y no hay tiempo de detenernos", indicó preocupado por el colapso físico que la envolvió al final de la prueba. "No sé qué pasó, habrá un chequeo médico al llegar al Centro Deportivo Olímpico Mexicano".

"Sólo hay una cosa muy importante para mí y es que ella es 'Lupita Coraje'". Automáticamente distrae su mirada cuando aparece en la puerta de salida María Guadalupe González -y deja la entrevista para dirigirse a donde la esperan los reporteros y familiares para darle la bienvenida.

Él se despabila al ver que se abren las puertas de la zona de salida para los pasajeros, que en esos momentos, llegan de vuelos internacionales. Llos reporteros se abalanzan a su encuentro sin darle la oportunidad de recibirla. Se despide de lejos y en un momento de sutileza espeta diciendo “¡Los Juegos Olímpicos empiezan mañana!”.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas