Santas decisiones

Raya en lo escandaloso que un plantel tan rico como el de Santos Laguna, ligue siete derrotas entre liga y CONCACAF.

Raya en lo escandaloso que un plantel tan rico como el de Santos Laguna, ligue siete derrotas entre liga y CONCACAF. Momento preciso para analizar la campaña y las decisiones que se tomaron en el campamento de los Guerreros. A quién se le puede olvidar que este grupo de jugadores bajo la dirección de Ruben Omar Romano, se supo reponer a un golpe anímico, como perder la Final frente a Toluca, en una fatídica serie de penales. Para resurgir de sus cenizas y lograr una vez más, disputar el título frente a Monterrey. Donde tampoco pudieron coronar el buen trabajo realizado en el torneo. Se podía esperar que el equipo tardara en carburar esta campaña, al ser junto a Rayados, los últimos en iniciar sus trabajos de cara a este torneo. fue notorio que en las primeras jornadas el aspecto físico no era el ideal en la mayoría de sus jugadores, que sus individualidades, que tiene muchas, no alcanzaron su mejor momento y que sólo competía con la inercia del trabajo colectivo. Pero seguía en la pelea, en un torneo cuyo sistema de competencia es muy benévolo y permite navegar en la irregularidad y aún así, calificar a la Liguilla. Todo se derrumbo cuando Gallos Blancos visitó La Comarca, y con sólo dos llegadas consiguió dos goles para después defenderse y aguantar que le apedrearan el rancho y robar todo el botín. Esto provocó la molestia de un grupo de seudo-aficionados que se metió fuerte con Rubén, quien no supo controlar sus emociones y dirigió discretamente una seña  obsena  a sus detractores. En ese momento el técnico no tenía ni la más remota idea de las consecuencias que tendría tan penoso incidente. Resultó muy extraño para todo el medio futbolístico, que la Directiva Santista encabezada por su Presidente Alejandro Irarragorri, tomara la decisión de destituir al técnico sólo por su comportamiento. Máxime cuando él, se encontraba en Escocia. De inmediato vinieron los cuestionamientos a la  determinación y cuando aún el equipo no digería la noticia, surgió una nueva sorpresa para propios y extraños, nombrar al joven técnico Diego Cocca como el substituto de Rubén. Irarragorri justificó ambas decisiones, la primera con base en el reglamento interno y la segunda argumentanto  que ya existía un seguimiento al trabajo del nuevo entrenador. Pero como siempre sucede en el futbol, los resultados mandan y son los que determinan si acertaste o no. Los resultados son contundentes y no favorecen al nuevo Cuerpo Técnico, pero sobre todo, a la Directiva que hoy se encuentra frente a un gran dilema. Aceptar su error y remover una vez más al entrenador, para buscar una nueva apuesta o apechugar las constantes y fuertes críticas y mantenerse firme, a la espera de buenos resultados y con ello aspirar aún  a la Liguilla. No será fácil decidir, pero después de ver los últimos juegos de Santos, sí se nota una mejoría futbolística, que lamentablemente para la causa de los Guerreros, no se refleja en la Tabla de Posiciones. Hoy, da la impresión que incluso la diosa fortuna le dio la espalda al equipo que representa a la ciudad de los grandes esfuerzos. Las fuertes declaraciones de Irarragorri en contra del arbitraje, más que una queja consciente de la realidad, parece una gran cortina de humo, para bajar los altos niveles de presión interna y aprovechar el receso en la liga para reagrupar a su gente y volver a la competencia con la firme ilusión de reencontrar el rumbo, deportivo y directivo. Que hoy definitivamente, Santos ha perdido. Eso digo yo. Pero tú ¿Qué piensas?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas