Esta película ya la vi

El guión es exactamente el mismo. Última jornada del torneo regular, un equipo se juega la calificación y el otro ya amarrado, sólo quiere que empiece la Liguilla.

El guión es exactamente el mismo. Última jornada del torneo regular, un equipo se juega la calificación y el otro ya amarrado, sólo quiere que empiece la Liguilla. Los protagonistas son los mismos, América y Pumas, aunque hoy los papeles se invierten y son las Águilas las que se juegan el semestre en noventa minutos ante el odiado rival y en patio ajeno. Hoy con Pumas en los cuernos de la luna pocos recuerdan aquella semana previa al duelo en el Estadio Azteca. Cuando las estadísticas hablaron de una mínima posibilidad de éxito para los universitarios ya que no habían ganado fuera de casa durante todo el torneo y no se veía por donde. Pero como siempre, los partidos no se pierden en la víspera y cuando pita el árbitro el arranque del juego cualquier cosa puede suceder y en ese momento Pumas, con una campaña de regular a mala, salió a jugarse el todo por el todo y con gol de Darío Verón, logró lo que en ese momento parecía una hazaña. Se metió a la Liguilla de la mano de su joven técnico Guillermo Vázquez para despachar a Cruz Azul que había terminado el torneo como Líder General. Es increíble como ese gol de Verón cambió la perspectiva de lo que fue su torneo y generó la confianza en la Directiva para fajarse los pantalones y argumentar que lo hecho por su plantel daba para buscar la continuidad de los jóvenes y que no habría refuerzos, situación que de inmediato causo polémica entre afición y medios. Algunos de los cuales, confieso, nunca nos imaginamos que podrían conquistar la anhelada regularidad. Tan escasa en nuestra liga. Hoy a toro pasado, habrá que reconocer que los de pantalón largo no se equivocaron. Ojo, pase lo que pase en la Liguilla, que siempre hemos dicho, es otro torneo. Pero ahora el reto es para América, con la desventaja de competir en dos torneos y regresar de un largo viaje antes de este crucial encuentro. Resulta complicado encontrar argumentos futbolísticos sólidos a favor de las Águilas, que no tengan que ver sólo con sus individualidades. La única ventaja a favor de los de Coapa es que sus principales competidores por el boleto a la Liguilla juegan el sábado. Eso quiere decir que Reinoso el domingo ya sabrá qué necesitan para meterse a la Fiesta. Todos sabemos la presión que significa ser técnico del América, pero una cosa sí ha intentado hacer Carlos y es tratar de ser congruente y jugar al son que le toquen. Cierto a veces con muy poco, pero hasta hoy todavía con vida en ambos torneos y como dicen mientras haya vida hay esperanza. Así que en la película del torneo anterior la virtual víctima se convirtió en victimario. ¿Será que el final de esta nueva producción resulta igual, o Pumas deja fuera a las Águilas? Nadie sabe qué pasará el domingo dentro del terreno de juego pero todos sabemos que el Olímpico Universitario vestirá sus mejores galas para esta premier. Ojalá que el marco no sea mejor que la pintura y que todos entendamos que hay una gran rivalidad pero sólo es "deportiva". Sólo eso, no avalemos actos vandálicos de dizque aficionados y mejor vamos a aprovechar el tan criticado sistema de competencia que permite que nueve equipos luchen en  la última fecha por cinco lugares rumbo al título y con esto nos mantengan pegados a la radio, televisión, Internet o twitter para saber si nuestro equipo favorito peleará por el título aunque haya tenido un torneo de medio pelo. Eso digo yo ¿pero tú, qué piensas?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas