Ahora resulta...

Es normal que a toro pasado, ahora resulta que todos siempre confiaron en Pumas para campeón.

Es normal que a toro pasado, ahora resulta que todos siempre confiaron en Pumas para campeón. Es normal que hoy algunos se suban al puma bus de la victoria pero sigo pensando que el conjunto universitario logró su título contra todos los pronósticos. O por favor recuérdenme quienes eran sus favoritos al arranque del torneo y en que orden.

Acepto que siempre cuestioné el plantel con el cual Memo Vázquez tenía que trabajar esta campaña, ya que me parecía corto y creí que sólo daría para competir y pelear con base en la garra, que siempre ha sido el sello del cuadro felino.

Nunca olvidé lo ocurrido el torneo anterior donde Pumas se mete de último minuto a la Liguilla, elimina al líder Cruz Azul y pelea de tú a tú con Monterrey dejando un grato sabor de boca. Pero la realidad decía que no fue un gran torneo, donde los referentes Verón, Leandro, Palencia, Bravo y Dante no alcanzaron su mejor nivel.

Pero la Directiva aprovechó esa inercia positiva del cierre para anunciar con bombo y platillo que no habría refuerzos y todavía se dieron el lujo de poner en duda la continuidad de Paco Palencia para esta campaña. ¿Se acuerdan?

Así que no hay secreto. La clave del título se basa en el trabajo diario del Cuerpo Técnico que logró pronto el convencimiento del grupo para desarrollar un futbol práctico que dependiera de flexibilidad táctica y un gran despliegue físico pero con el toque de calidad de la gente de experiencia que demostró gran profesionalismo para retomar el nivel individual y ponerlo al servicio de la colectividad, con el plus de la armonía que surge con los resultados positivos. 

Habrá que analizar las alineaciones que utilizó Memo a lo largo del torneo y podemos comprobar que este grupo se fue adaptando a las circunstancias que se iban presentando. Por ejemplo las primeras jornadas aparecieron los goles de Cacho y cuando se lastimó se integro Palencia al once titular y el rol goleador fue de Martín Bravo y también se lastimaron Leandro, Dante, y Jehu, pero la columna vertebral aguantó estas bajas y Alejandro Palacios en su primer año de titular, Marco y Verón en la central, Israel Castro con el gafete de Capitán en media cancha y el veterano Palencia al frente cargaron y cobijaron a los jóvenes que llegaron  para quedarse como Cortés, Orrantia, Cabrera y Fuentes.

Honor a quien honor merece y los principales halagos siempre serán para jugadores y Cuerpo Técnico pero también tenemos que reconocer los números del Ing. Víctor Mahbub y su Director Deportivo, Mario Trejo, que en cinco años de gestión han llevado a Pumas a siete Liguillas en diez torneos, con dos títulos, un subcampeonato, una Semifinal y tres Cuartos de Final.

El reconocimiento va también para algunos de los héroes anónimos, esos que trabajan 24x24 y que pocos conocen, me refiero a Cuerpo Médico, utileros y masajistas. Así como a todo el personal administrativo del club que viven el día a día de la institución y que como pocos son de sangre azul y piel dorada.

Y claro para la gran familia Puma, esa que no está obligada a hacer análisis minuciosos y que sólo se deja llevar por el corazón para conformar una de la aficiones más fieles del futbol mexicano.

Felicidades a Pumas por el título y a todos aquellos que pronosticaron el campeonato universitario desde el arranque del torneo. Aunque sigo pensando que lo únicos que confiaron en este grupo eran los propios jugadores, sus entrenadores y quizá algunos directivos.

Eso digo yo, pero tú ¿Qué piensas?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas