Sobre advertencia

Es increíble que después del fracaso de la selección en Copa América, muchos se desgarren las vestiduras y cuestionen la capacidad del técnico y vuelvan a pedir la cabeza de Justino y Decio.

Es increíble que después del fracaso de la selección en Copa América, muchos se desgarren las vestiduras y cuestionen la capacidad del técnico y vuelvan a pedir la cabeza de Justino y Decio.

Ahora resulta que para estos críticos, México no está para arrastrar el prestigio de la selección en Copa Oro y la Sub 17.

Como sucede muy seguido en este país, no hay memoria y en el futbol esto es frecuente. Ahora nadie recuerda que antes de conocer la restricción de CONCACAF, para  jugar con un equipo con límite de edad, conocimos los calendarios de los dos torneos que como en otras ocasiones estaban muy pegados. En ese momento todos. Ojo, dije todos, coincidimos en que la prioridad del tricolor era  La Copa Oro, simplemente porque te daba el boleto a la Confederaciones.

Así que hablamos de los jugadores que pertenecen a los equipos en Europa, porque era un hecho que no los iban a prestar para ambas competencias. ¿Recuerdan?, fueron semanas discutiendo,  como repartir el arsenal para cumplir con ambos compromisos pero sin descuidar que la obligación era la Copa Oro.

Así, hasta que llego la orden para que México asistiera con su mejor cuadro a Copa oro y para garantizarlo solo habría permiso de Jugar en Sudamérica si México participaba con un equipo menor y cinco jugadores mayores. En ese instante la Femexfut decidió que el límite de edad sería sub 22 para lograr un proceso rumbo a los Panamericanos y posteriormente eliminatorias rumbo a los Olímpicos de Londres 2012.

En ese instante iniciaron las especulaciones de quien tendría que dirigir al equipo en Copa América, muchos apuntaron a Chepo, por ser el responsable de la selección mayor. Pero de inmediato el técnico se descarto al argumentar que no habría tiempo para trabajar con dos grupos y la prioridad era el torneo en Estados Unidos.

¿Vamos bien o me regreso?, Cuando se anuncio a Luis Fernando Tena como responsable del comando Argentina, pocos cuestionaron la decisión  y quien lo hizo, aseguro que el  “flaco” nunca se la jugó con jóvenes. Otra vez nadie recuerda su titulo con Cruz Azul, cuando en la portería apareció  “Conejo” Pérez, y en la banca quedaron los experimentados Nicolás Navarro y  Jorge Campos.

Cuando aparecieron las listas de convocados para ambos torneos entonces si empezaron los cuestionamientos,  pero siempre consientes de la importancia de la Copa Oro. Quizá la mayor crítica fue el tema de los refuerzos, donde todos coincidimos que pudo haber elegido futbolistas de mayor jerarquía.

Luego los juegos amistosos que desnudaron la realidad de este grupo, ahí se prendieron los focos rojos y se generaron las dudas sobre el futuro de este representativo. Mientras la mayor se tambaleaba por el caso del Clembuterol.

La federación logro que le autorizaran substituir a los cinco jugadores separados por este tema y se recurrió a la Sub 22. Entonces el recién convocado Héctor Reinoso y Paul Aguilar tuvieron que viajar para apuntalar al Chepo.

Vino el viaje a Sudamérica para cerrar la mini preparación, con las maletas llenas de dudas. Primero el cero a cero en Colombia, luego los triunfos frente a Ecuador y Bolivia, que tranquilizaron las aguas y alimentaron la ilusión de una digna participación.

Nadie contaba con la irresponsabilidad de ocho jugadores que con su comportamiento, dieron al traste con ese pequeño proceso de cara a la competencia y días antes del arranque frente a Chile llegaron los Sub 20, para completar el grupo con la autorización de CONMEBOL. Con todas estas circunstancias en contra

¿Quién pudo pensar que esta selección realmente podía ser protagonista?

Creo ciegamente que todos estábamos consientes que el fracaso se podía presentar, ninguno lo deseábamos pero era un riesgo  y se corrió.

Por todo esto, no entiendo el ambiente hostil en contra de directivos, cuerpo técnico y jugadores, quienes para mí solo son víctimas de tantas circunstancias. Cierto, algunas de las cuales se pudieron evitar.

El fracaso fue rotundo y ese nadie no lo quita, aunque todos sabemos que lo mostrado por este grupo de jóvenes no refleja el verdadero nivel de nuestro futbol.

A estos muchachos y a su técnico habrá que calificarlos en los próximos  Panamericanos y más adelante en las eliminatorias rumbo a Juegos Olímpicos, cuando enfrenten a gente de su mismo nivel…Por ahora solo queda tragarnos la amargura y entender que nunca más se podrá aceptar participar en un evento internacional con un equipo alternativo.

Eso digo yo. Pero y tú ¿Qué piensas?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas