El título vale lo mismo

No son duelos de alta tensión. Tampoco rivalidades muy llamativas. Y por el número de títulos que han obtenido se puede decir que los cuatro semifinalistas del Apertura 2011 son equipos de clase...

No son duelos de alta tensión. Tampoco rivalidades muy llamativas. Y por el número de títulos que han obtenido se puede decir que los cuatro semifinalistas del Apertura 2011 son equipos de clase media o media-baja. Sobra aclarar que no hablo de valores económicos, pues evidentemente los dos clubes del norte son de los que más recursos cuentan en toda la Liga mexicana.  Me refiero a que Tigres, Querétaro, Santos Laguna y Morelia no aparecen entre los ocho equipos que más campeonatos han obtenido en la Era Profesional (Chivas 11, América y Toluca 10, Cruz Azul 8, Pumas 7, Pachuca y León 5 y Monterrey 4). Entre los cuatro candidatos al trono se acumulan apenas seis títulos ligueros (3 de Santos, 2 de Tigres y 1 de Morelia) lo que representa la cifra más baja entre unos semifinalistas desde el primer torneo corto, el Invierno 1996, cuando entre Necaxa (2 títulos) Puebla (2), Santos Laguna (aún no había sido campeón) y Toros Neza (0) apenas acumulaban cuatro campeonatos. A esa falta de historia ganadora –la del Santos Laguna merece un reconocimiento especial pues ha ganado tres campeonatos a pesar de que juega en Primera División sólo desde 1988- se agrega el hecho de que los cuatro semifinalistas son clubes que tienen primordialmente penetración regional, tal vez salvo Morelia que es seguido por millones de compatriotas del otro lado de la frontera. Por eso, puedo entender que el interés que generan estas Semifinales sea mucho menor al de otras ocasiones. Ciertamente no es nuevo que a esta instancia no llegue alguno de los cuatro equipos más populares del país. De hecho, es la séptima ocasión en 31 torneos cortos que ninguno de los llamados cuatro “grandes” (América, Cruz Azul, Guadalajara y Pumas) se incrusta en la fase de los cuatro mejores. Más extraño aún es que ahora tampoco hayan aparecido Toluca y Pachuca, los más ganadores desde que se juegan dos torneos al año. Desde 1996 a la fecha sólo dos rondas de Semifinales se habían jugado sin la presencia de alguno de los seis clubes antes citados. Eso sucedió únicamente en el Invierno 1996 y en el Clausura 2003. Sin embargo, es un error grave de algunos medios querer minimizar la relevancia de unas Semifinales por el simple hecho de que le no resulten “comercialmente” atractivas. Tigres, Querétaro, Santos y Morelia hicieron los merecimientos suficientes para estar ahí y están en las instancias a las que el resto de los equipos querían llegar y no pudieron. Lo que está en juego es el título más importante disponible en la Liga mexicana y vale lo mismo que cualquier otra edición de la Liga. Querer restarle importancia como medio de comunicación es absurdo, sobre todo cuando en esos mismos espacios luego se pretenden erigir como los defensores de los valores supremos del futbol mexicano y le exigen a los directivos que privilegien lo deportivo sobre lo económico, cuando ellos no lo hacen. Deportivamente los cuatro están ahí por merecimientos propios quemando las etapas que el formato de competencia exige, y no son culpables de que éste deje una vez más sin premio al líder general, como ha ocurrido cada mes de diciembre, aquí lo anticipamos. También me resulta curioso –por decirlo decentemente- que pretendan desacreditar a los semifinalistas por el simple hecho de no haber ocupado alguno de los dos primeros puestos en la tabla general, cuando la paridad en este certamen fue evidente y la diferencia entre Chivas (1º) y Querétaro (8º) fueron escasos cuatro puntos, o la del Cruz Azul (2º) y Tigres (3º) fue apenas de una unidad. Por eso más allá del bajo rating que a nivel nacional puedan tener los partidos definitivos del Apertura 2011 la importancia de éstos sigue siendo suprema. La gente de Tigres, de Morelia o de Querétaro –la de Santos Laguna ha vivido recientemente jornadas gloriosas- los días por venir pueden ser los más felices que el futbol les otorgue en mucho tiempo. Son aficiones fieles que en general han sufrido muchas decepciones y en estos momentos merecen todo el respeto de gozar plenamente lo que representa disputar las dos rondas más relevantes que el futbol mexicano tiene cada seis meses, aunque algunos pseudo periodistas los dejen fuera de sus portadas por interés o estupidez.  

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas