Reflexiones de la Liga de ascenso No.3

Los equipos de Primera División son sólo la punta de lanza del futbol profesional en México. Evidentemente tienen principalmente fines lucrativos y eso no es en esencia malo o negativo.

6.-Los equipos de Primera División son sólo la punta de lanza del futbol profesional en México. Evidentemente tienen principalmente fines lucrativos y eso no es en esencia malo o negativo. También ese debe ser el interés de los clubes de una Liga de ascenso o segunda división profesional. Sin embargo, creo que muchas veces se relacionan con el desarrollo del deporte sólo en su propia conveniencia (sus propias fuerzas básicas) y ahí me parece que debe haber también otro tipo de compromisos. Poco o nada le costaría a algunos equipos de la división mayor, ayudar de alguna manera al desarrollo y crecimiento de sus pares en otras divisiones. Convenios deportivos son compatibles con un esquema comercial viable. Sin que exista multipropiedad, no hay nada censurable en que un club con exceso de jóvenes pueda prestarle a otros equipos incluso de divisiones distintas, pero eso no es todo.  En países de primer mundo hay torneos de Copa que posibilitan que los equipos “grandes” convivan con los que no lo son tanto. No sé si el calendario en México haga posible que se revivan esos torneos. Ya en 1994-95 hubo un experimento con poco éxito, en el que participaron equipos de la Primera A mezclados con los del Máximo Circuito. Creo que el error en aquella ocasión fue que muchos clubes de Primera, que en las instancias iniciales jugaban siempre en los campos de los equipos de la división inferior, no le dieron seriedad al certamen y mandaron casi siempre elencos plagados de suplentes, también por el hecho de que ganar la Copa no ofrecía ningún aliciente especial. Ese factor tal vez variaría si el título de copa representara algo más, el boleto a alguna competencia internacional (tal vez un sitio en la Libertadores), un premio económico, o la posibilidad de jugar por más trofeos, como tal vez una Copa en Estados Unidos contra el campeón de la MLS Cup. 7.-Y es que estrechar relaciones entre ambas categorías sería muy positivo para ayudar al desarrollo de la de rango menor. Sin embargo, en la FMF lejos de fomentar este “intercambio” lo inhiben. Según se puede leer en el reglamento de la Liga de ascenso vigente, un club de esa categoría que pretenda organizar un partido amistoso con uno de la Primera División, además de pagarle a este la cantidad que acuerden, debe depositarle a la FMF casi cuatro millones de pesos, algo verdaderamente absurdo, casi prohibitivo para el común denominador de las “economías” que problemáticamente subsisten. La norma tendría que ser a la inversa. Obligar a los equipos de una división mayor a jugar un mínimo de dos partidos amistosos al año –puede ser el pretemporada- con clubes de divisiones menores para fortalecer las economías de éstos. ¿Será mucho pedir?. 8.-Uno de los defectos de la cultura ganadora en nuestro futbol, me parece, es el hecho de que pese a tener dos campeones de Liga por año, en México se reparten pocos títulos y normalmente la obtención de éstos no genera mayores consecuencias. Sigo pensando que hay que además de revivir el torneo de Copa o un certamen similar, se pueden retomar en todas las divisiones el famoso Campeón de Campeones (La Supercopa que sigue vigente en la mayoría de los países europeos pese a su complicada agenda). También algunas competencias regionales podrían resultar un buen negocio y sistematizar algunos de ellos en etapas previas al arranque de un torneo de Liga. Un torneo entre clubes vinculados a universidades, en sedes alternas, en el que participen Pumas, Tigres, Correcaminos, Estudiantes y Leones Negros podría resultar atractivo. 9.-Hay situaciones reglamentarias que no parecen lógicas. Aplaudo que en esta división, por ejemplo, al líder general se le busque otorgar una auténtica ventaja deportiva al acceder directamente a las Semifinales en la Liguilla, a la cual clasifican por eso sólo siete equipos y no los ocho que lo hacen en la Primera División. Ahora bien, ese “premio” resulta ser también un “castigo” en lo económico, pues el equipo que clasifica y no disputa la fase de los Cuartos de Final no puede beneficiarse de una taquilla de Liguilla en su estadio, ni de todo lo que se deriva del hecho de disputar otra semana de fase Final (TV, publicidad estática, etc.), algo de lo que sí gozan otros seis finalistas con menos méritos.  Me parece que, ante una situación tan precaria en lo económico en esta división, esos lujos resultan contraproducentes. Por eso lo recomendable es que la FMF pagara un premio monetario al líder general, o que éste sí participe en los cuartos de Final, pero en una serie a un solo partido en su casa frente al octavo clasificado, y con la ventaja de que el empate marcador le favorezca. 10.-Si se trata de unificar criterios y que los equipos de ambas divisiones se parezcan más, habría que establecer un mismo límite de extranjeros y las mismas condiciones para la alineación de menores. Lo que rija en la Primera debe ser también lo que se imponga en la Liga de ascenso. Hoy por hoy, se admiten cinco extranjeros en el Máximo Circuito y sólo tres en la Primera A, y la regla 20/11 sólo se mantiene vigente en la segunda categoría. A los equipos de la Liga de ascenso, a la larga, se les debe exigir que cuenten sus respectivas fuerzas básicas y representativos sub-20 y sub-17, ya que resulta absurdo el modelo actual en el cual un equipo como sucedió con Indios o con Necaxa, se reestructuren para una vez ascendidos cumplir en esos torneos, y al descender se deban deshacer de empleados, entrenadores y futbolistas de sus equipos sub-17 y sub-20 que ya no tienen donde jugar.   11.-Finalmente coincido plenamente con lo declarado por Enrique Meza hace unos días. Antes de pensar en aumentar a 20 equipos el cupo en la Primera División (primero habría que tener 18 con dueños independientes) habría que ocuparse en que la Liga de ascenso tenga un número igual de participantes al de habitan en el torneo principal, e intentar diversificar –siempre que haya un mercado propicio- las plazas a lo largo del país y en ciudades que de preferencia no tengan futbol en Primera División.   

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas