Los campeones Sub-17 del 2011 tras los pasos de los del 2005

Son campeones del mundo en su categoría y hace sólo unos meses eran los personajes públicos más buscados por los medios de comunicación en México.

Son campeones del mundo en su categoría y hace sólo unos meses eran los personajes públicos más buscados por los medios de comunicación en México. Son apenas unos jóvenes que en la mayoría de los casos aún no cumplen la mayoría de edad, o lo acaban de hacer, y pese a ello ya entienden que el mundo del futbol ofrece repentinos y severos contrastes, capaces de marear y desubicar a cualquiera. Por eso muchos han sufrido un maremágnum emocional, pasando de golpe del anonimato a la fama y de regreso. Después de lograr uno de esos objetivos que consiguen los verdaderamente privilegiados, y que enorgullecieron a todo el país, ahora esperan que pronto sus aún nacientes carreras se consoliden a otro nivel, y los famosos “procesos” se cumplan adecuadamente. Hoy el riesgo es elevado. El peligro es que esas trayectorias se trunquen por falta de oportunidades o viceversa, por exceso de responsabilidad. Ambos extremos ponen en duda el correcto desarrollo de jugadores virtuosos a los 17 años que tal vez no lo sean a los 20 o a los 22. Les pasó a los monarcas de Perú 2005 –algunos se perdieron en el camino- y les puede pasar a ellos.

Expuestos a ese vaivén emocional se encuentran estos futbolistas, a los cuales el entorno y la mayoría de los medios de comunicación –que en su mayoría no les dan un sensato seguimiento- parecen querer acelerar su formación repartiendo desmedidas cuotas de fama y de olvido. Hoy son marginados del escenario principal del futbol nacional, ese que en el verano pasado les perteneció.

Tan ignorados han sido, que pocos periodistas consignaron que el pasado sábado, en el empate sin goles entre Tigres y Atlas, debutó en la Primera División el volante Arturo Alfonso González González, quien vivió su bautizo al ingresar al césped de “El Volcán”, sin recibir aquellos aplausos que le acompañaron, y le acompañarán el resto de sus días al menos en su memoria, el 10 de julio de 2011, cuando integró aquel equipo que se coronó en el Estadio Azteca, tras vencer 2-0 a Uruguay en la Final del Mundial Sub-17. Con el 10 en la espalda, este joven nacido en Reynosa, Tamaulipas, jugó los siete partidos de aquella Copa del Mundo con el equipo de Raúl Gutiérrez, e incluso marcó un gol en el juego ante Holanda.

Al ingresar a los 66 minutos, en sustitución de Alonso René Zamora, Arturo Alfredo González se convirtió en el séptimo jugador, de los 21 que figuraron en esa selección campeona del mundo, que logra estrenarse en el Máximo Circuito, y el segundo que lo hace con el Atlas, club que también ya ofreció el bautizo en la Primera División al defensa Antonio Briseño Vázquez, que tuvo su breve debut en el Máximo Circuito jugando los últimos cinco minutos de un partido ante Jaguares de Chiapas el 30 de septiembre de 2011. Una semana después Briseño sólo otros 25 minutos en un partido en el Jalisco ante Tijuana. Además de ellos, ya debutaron en el Máximo Circuito Giovani Casillas y Carlos Fierro con el Guadalajara, Marco Bueno y Julio Gómez con el Pachuca, así como Carlos Guzmán, del Morelia. Fue un jugador de Chivas, Giovani Casillas, el primero en estrenarse como campeón del mundo, al haber debutado el 4 de agosto de 2011 en un juego ante Pumas. Sin embargo, ha jugado en la Liga escasos 15 minutos, ocho el día de su debut, y siete el pasado sábado frente al San Luis. Cabe aclarar que antes de ello, la popular “Momia”, Julio Gómez, había hecho su debut incluso previo a su participación mundialista, ya que Pachuca lo presentó en sociedad el 22 de enero de 2011, en un duelo ante Santos Laguna en el TSM Nuevo Corona, y disputó cinco juegos de ese Clausura 2011, el único torneo en Primera División en el que ha tenido actividad, ya que ha trascendido cierta falta de madurez –algo lógico, sin duda-que ha sido atendida para aleccionar al joven y volverlo a ubicar con los pies en el suelo. Por su parte el delantero Carlos Fierro, que debutó con las Chivas en el torneo de Liga el 2 de septiembre de 2011 en un encuentro ante los Xolos en Tijuana, es el que más ha jugado con 13 partidos ya disputados, tres de ellos como titular, acumulando 459 minutos aunque aún no logra marcar un gol en el torneo de Liga; en cambio Marco Bueno, ya ha hecho tres y eso que con el Pachuca sólo ha jugado 121 minutos en siete partidos en los que ha sido utilizado siempre como relevo. Bueno, que debutó el 8 de octubre de 2011 en un cotejo ante Jaguares de Chiapas,  es de momento el más destacado de su generación, y es seguido de cerca por el Liverpool de Inglaterra que podría ser su destino en el verano próximo. Este delantero de 17 años le hizo dos goles al Puebla y uno a Estudiantes.

Esta nómina se completa con el defensa Carlos Guzmán, quien sólo ha disputado un partido en Primera División, el de su debut, ante Chiapas en la fecha 17 del pasado concurso, en el que jugó los 90 minutos en la victoria de Morelia de 1-0, el 4 de noviembre de 2011. Es necesario aclarar que se excluyen de esta nómina las apariciones eventuales en el primer equipo para participar en algún partido amistoso, como ya lo hicieran, entre otros, Jorge Jonathan Espiricueta, que con los Tigres jugó un amistoso ante el FC Dallas, el 5 de septiembre de 2011, así como José Tostado que se estrenó en un cotejo con Chivas frente a la Juventus, el 29 de julio de 2011 y meses más tarde abandonó ese club para fichar por los Tigres, con los que actualmente juega en el equipo sub-20. Es decir a siete meses y días se esa inolvidable coronación, sólo un tercio de aquel equipo ya pudo jugar en el Máximo Circuito, aunque ninguno de ellos lo hace habitualmente como titular (Carlos Fierro empieza a serlo). Hay otro tercio que se mantiene en los equipos sub-17 y el último tercio está a mitad del trayecto, ya con sitio habitual de la categoría Sub-20 o en las cercanías del primer equipo, como los dos guardametas que militan en el extranjero. Respecto a lo sucedido a aquella generación de 2005 no hay en esencia gran diferencia.  Y es que en los siete meses posteriores al 2 de octubre de ese año, día en el que se le ganó la Final en Lima a Brasil, habían debutado, igual que sucede ahora, seis de los campeones del mundo en la Primera División, y siete, considerando al que debutó antes del Mundial, que ahora fue Julio Gómez y en aquel entonces fue Ever Guzmán. Fue Chivas en aquella ocasión, y lo es ahora, la que debutó más rápidamente a un par de campeones del mundo, sólo que en aquel 2006 Omar Esparza y Patricio Araujo jugaban con mayor regularidad de la que ahora lo han hecho Carlos Fierro y Giovany Casillas, aunque evidentemente en posiciones menos complejas.

De aquel equipo Giovani Dos Santos ya jugaba en Europa y tras el Mundial viajaron al viejo continente en los meses siguientes tanto Carlos Vela, que fue contratado por el Arsenal y prestado, primero al Celta de Vigo y luego al Salamanca, como Efraín Juárez que nunca encontró acomodo en una filial del FC Barcelona como le había prometido su representante.

Los invito a darle el seguimiento correcto a esta generación de futbolistas en futuros espacios y a checar estadísticas complementarias en el blog Fulbolteca http://blogs.mediotiempo.com/futbolteca/

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas